AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La crisis financiera en Estados Unidos, mercado vital para las exportaciones de Centroamérica, ha mermado la demanda de ropa y otros productos textiles, causando el cierre de numerosas empresas de maquila en la región y el despido de unos 35.000 trabajadores.

La maquila centroamericana enfrenta además una fuerte competencia de China, desde que en 2005 dejaron de regir las cuotas textiles por acuerdo de la Organización Mundial del Comercio.

El país más afectado ha sido Nicaragua, donde este año unas 19.000 personas perdieron sus empleos por el cierre de al menos nueve maquilas que operaban en los parques industriales de la Corporación de Zonas Francas.

Esta cifra equivale a la quinta parte de los puestos de trabajo que tenían en enero las Zonas Francas, dijo Dean García, dirigente de la Asociación Nicaragüense de Industria Textil y Confección.

Además, han sido despedidos en los últimos meses unos 4.000 empleados de maquilas en El Salvador, 4.000 en Guatemala, 3.500 en Honduras y 3.000 en Costa Rica, países que hasta hace poco vivían su mejor época económica en varias décadas.

Baja en la demanda
"Comenzamos a ver los efectos en estos meses, hay demasiado inventario en Estados Unidos porque la gente no está comprando", dijo Ingrid Burgos, directora ejecutiva de la Cámara de la Industria Textil de El Salvador.

La baja en la demanda de textiles en Estados Unidos provocó que cinco maquiladoras cerraran operaciones en El Salvador, dejando sin empleo a unas 4.000 personas, indicó Burgos.

"Hace como un mes me despidieron de la maquila en la que trabajaba y, desde entonces, he andado buscando puesto en otra fábrica pero no encuentro. La verdad es que siento que esta situación me desespera", relató Pamela Murcia, una madre soltera salvadoreña. Murcia, de 25 años, operaba una máquina de coser en una maquila en la ciudad de Cojutepeque, 30 km al este de San Salvador, que cerró por falta de pedidos.

"En la fábrica, cuando había bastante trabajo, ganaba 225 dólares al mes y ahora pues no estoy ganando nada y debo de alimentar a mi hijo. Mi mamá y mi papá me están ayudando, pero como no ganan mucho la situación es difícil. Yo no entiendo eso de crisis financieras, yo veo mi caso y con eso tengo", señaló.

Alza de energía
La maquila centroamericana fue afectada también por las alzas en la energía eléctrica, por lo que las empresas buscan medidas que alivien un poco la carga.

En El Salvador "estamos tratando de optimizar los procesos productivos (...) capacitando a nuestros colaboradores (...) y también nos hemos lanzado a buscar otros mercados alternos para vender", señaló Ingrid Burgos.

"Todavía quedan como 1.500 puestos de trabajo que se van a hacer efectivos, o sea que se les va a dar de baja en diciembre, pero a la fecha ya tenemos alrededor o más de 3.500 empleos que ya fueron cesanteados", dijo el presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores, Daniel Facussé. Unos 132.300 hondureños dependen directamente de la industria maquiladora y otros 50.000 de forma indirecta, sobre todo en el norte del país.

Costa Rica, con la economía más sólida y diversificada de Centroamérica, también se ha visto afectada por la baja de demanda en Estados Unidos, por lo que varias empresas textiles han cerrado dejando en la calle a más de 3.000 trabajadores, dijo la Cámara Textil.

Además del rubro textil, la maquila en Costa Rica incluye la producción de cirquitos integrados y partes para computadoras, empresas en las que no se han reportado despidos, aunque las autoridades dicen que se desacelerará como el resto del sector exportador.

En Guatemala, donde las exportaciones textiles han caído 8% este año, la principal maquiladora anunció en noviembre el cese de 4.000 de sus 7.000 empleados.