•  |
  •  |
  • END

El año 2008 es considerado positivo en materia económica, por el crecimiento de aproximadamente el 3.7 por ciento del Producto Interno Bruto (la producción nacional) y un dinamismo de las exportaciones y la inversión, señala la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, pero el organismo alertó por lo que considera un año 2009 muy difícil, que requerirá de una serie de medidas para amortiguar el impacto en la economía nacional.

El Funides estima que la tasa de inflación de cerca del 18 por ciento con que cerrará el año, se mantiene aún en un nivel alto.

El organismo, que hoy presentará su cuarto informe de coyuntura económica, también señaló la importancia de lograr una solución a la crisis política de Nicaragua, que agudizaría los efectos negativos que el país sufrirá por la crisis económica mundial.

Mario Arana, Director Ejecutivo del Funides, dijo que el crecimiento muy dinámico de las exportaciones y de las inversiones, en los dos últimos períodos, es el resultado de la implementación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-Cafta en inglés).

Sin embargo, consideró negativo el que la inflación termine entre el 17 y 18 por ciento, una tasa alta que ha deteriorado la capacidad de compra de los consumidores.

El economista señaló que a pesar del crecimiento en las exportaciones, el déficit comercial aumentó considerablemente, y el sector de Zona Franca perdió dinamismo, al registrar un crecimiento de solamente el seis por ciento en los primeros siete meses del año.

2009 será crítico
Pero las proyecciones para 2009 son preocupantes. Los efectos de la crisis económica mundial impactarán en el crecimiento económico del país, las exportaciones y las inversiones, principalmente, además, en las líneas de crédito del país, que se están viendo reducidas.

El Funides estima que el próximo año el crecimiento del Producto Interno Bruto (la producción nacional) será de apenas el 1.5 por ciento, cuando desde el año 94 el promedio ha sido un poco más del cuatro por ciento.

Asimismo, las exportaciones tienden a caer a una tasa negativa del 0.9 por ciento, mientras en los últimos años ha estado por encima del 15 por ciento.

La inversión extranjera también descenderá del 13.1 por ciento en 2008, al 3.8 por ciento el próximo año, según el Funides.

Arana dijo que para poder enfrentar los efectos de la crisis, el país va a requerir mantenerse dentro del programa con el Fondo Monetario Internacional, FMI, como condición indispensable para lograr un “blindaje” a la economía del país, mantener fluidas todas las fuentes de cooperación y en tercer lugar, buscar cómo presentar la mejor imagen para que exista un buen clima de inversiones.

“Eso es indispensable para poder enfrentar la crisis desde la política pública, en el sentido de que es factible que a como luce el panorama, ni crezcan las exportaciones ni las inversiones, y eso nos llevaría a un crecimiento muy precario, positivo, pero precario. La manera de contrarrestar eso sería atender esos tres frentes”, expresó.

Arana explicó que para el próximo año los precios del petróleo muestran una tendencia favorable, con un comportamiento siempre a la baja, lo que incidirá en una reducción de los precios internos, pero que también resultarán afectados los productos de exportación, por lo cual los sectores productivos tendrán que prepararse para enfrentar esa tendencia a la baja en el valor de los rubros, lo que ya se está comenzando a ver con el café y la carne.

También mencionó la afectación a las líneas de financiamiento del exterior a la banca y al sector empresarial, que se verán perjudicadas por la contracción del crédito a nivel mundial, y posiblemente esto provoque que haya menos inversión en el país y menos acceso a recursos.

Otro aspecto preocupante de la crisis, según el economista, es que aún no se tiene claro el desenlace de la crisis económica, que de pronto pareciera que ya pasó lo peor, e inmediatamente se conoce la inminente quiebra de otros bancos o grandes industrias, las que han tenido que ser rescatadas.

Enfocarse en la crisis
El director ejecutivo del Funides dijo que en Nicaragua el impacto de la crisis económica mundial no es un tema que está en el tapete con la claridad y discernimiento que requiere esta situación.

“Lo que sí sabemos es que los países emergentes tienden a estar menos afectados que los desarrollados, pero estamos íntimamente vinculados al crecimiento de los países emergentes”, apuntó.

Arana afirmó que debemos entender que nuestra economía está más vinculada al entorno internacional y que va a ser más afectada de lo que se está pensando.