•  |
  •  |
  • END

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, advirtió en Madrid que “las posibilidades de una recesión global están realmente delante de nosotros”, y que no habrá reactivación económica “antes de finales de 2009”.

“Las posibilidades de una recesión global están realmente delante de nosotros”, afirmó Strauss-Kahn en el marco de un coloquio sobre España y las grandes instituciones financieras, organizado por el Banco de España.

El crecimiento reducido de las economías de los países emergentes, entre ellos China, no compensará la recesión de los países desarrollados, alertó el director del FMI.

Strauss-Kahn consideró que el gigante asiático podría reducir su ritmo de crecimiento a un cinco o seis por ciento, frente a las anteriores previsiones del FMI publicadas en noviembre, que proyectaban un 9.7 por ciento en 2008 y 8.5 por ciento en 2009.

Las “perspectivas económicas globales siguen empeorando”, dijo el francés.

“2009 será un año muy difícil” y sus dimensiones quedarán reflejadas en las proyecciones que el FMI divulgará en enero, “probablemente” peores que las precedentes, aseguró.

El seis de noviembre, el FMI afirmó en un informe que los países más desarrollados sufrirán una recesión del 0.3 por ciento en 2009, lo que arrastrará a la baja el crecimiento mundial, que será apenas del 2.2 por ciento.

La contracción de los países desarrollados será la primera desde 1945, advirtió el FMI en su informe especial, rebajando fuertemente sus previsiones para 2008 y 2009 en todos los países y regiones.

Aboga por estímulos fiscales
La economía en los países más avanzados no empezará a recuperarse hasta finales de 2009, añadió el texto.

El director del FMI abogó durante su intervención en Madrid por una política global de paquetes de estímulos fiscales equivalentes al dos por ciento del PIB mundial, unos 1.2 billones de dólares, para contribuir a la reactivación económica.

“Lo más necesario actualmente es un acelerón” en materia de gasto público, declaró el director del FMI, añadiendo que las medidas tomadas hasta ahora para afrontar la crisis “no son suficientes”.

“Hacemos frente a un reducción sin precedentes de la producción” y la incertidumbre reinante “limita la eficacia de algunas medidas fiscales” de reactivación económica, afirmó.

En este sentido, Strauss-Kahn consideró que los estímulos fiscales deberían aplicarse sobre todo en el sector financiero, la vivienda y los hogares de ingresos más bajos. También llamó a los países miembros a aumentar su contribución al FMI, animando a los países con “importantes reservas a seguir el ejemplo de Japón”, que la semana pasada anunció un préstamo cercano a los 100 mil millones de dólares.

Strauss-Kahn también abogó en favor de una “reforma de la regulación de los mercados financieros”.