•  |
  •  |
  • END

Para la segunda semana de enero está prevista la llegada de una misión del Fondo Monetario Internacional, FMI, la que vendrá a evaluar la segunda y tercera revisión del programa económico de Nicaragua, que implica un
desembolso de 36 millones de dólares, pero que podrían seguir congelados si no se destraba el funcionamiento de la Asamblea Nacional.

Hasta ahora, la segunda revisión del programa presenta retrasos, porque el Parlamento no logra aprobar aún algunas leyes que son compromisos del Gobierno ante el FMI.

Humberto Arbulú, representante para Nicaragua del FMI, reconoció que el desembolso de la segunda revisión está “un poco retrasado”, pero que las autoridades nicaragüenses pretenden hacer juntas la segunda y tercera revisión en enero.

Añadió que para poder hacer dichas revisiones, deben estar listos los resultados de cierre de este año.

“Estos retrasos no han producido un impacto macroeconómico, aunque evidentemente hubiera sido mejor no tenerlos”, apuntó.

El funcionario del FMI afirmó que para que se hagan estas revisiones, deberá estar aprobado el Presupuesto de la República del 2009, pero sobre todo, deberá estar debidamente financiado.

Diversos sectores han señalado el problema que enfrenta el Gobierno por el financiamiento del Presupuesto, ya que varios países están congelando recursos para este fin, ante el problema de gobernabilidad surgido tras los cuestionados comicios municipales.

Arbulú se negó a emitir opinión sobre el problema del financiamiento del Presupuesto, porque como aún no ha sido aprobado, consideró que no podía referirse al tema.

El Parlamento también debe ratificar a las personas que completarán el directorio del Banco Central de Nicaragua, BCN.

Buen comportamiento
El representante del Fondo expresó su satisfacción por el buen comportamiento macroeconómico, porque la inflación sigue cayendo, las reservas siguen sólidas, la situación de las cuentas fiscales sigue mejorando relativamente y la situación del sistema bancario sigue siendo positiva.

“Los números preliminares nos sugieren que la situación macroeconómica y los criterios de comportamiento al final del año se van a cumplir. Entonces yo creo que por ese lado no vería mayor problema”, expresó. Arbulú consideró que no está siendo demasiado optimista con la situación de Nicaragua, sino que el programa de Nicaragua está realizado sobre la base del Programa Económico Financiero, PEF, “y nosotros lo único que hemos hecho es dar apoyo a ese programa”.

Dijo que si el Gobierno tiene la propiedad del programa, va a utilizar todos los mecanismos posibles para cumplirlo y eso es lo que ha venido pasando ahora, aunque se han presentado algunos retrasos.

A directorio en abril
El representante del FMI afirmó que el caso de Nicaragua iría a directorio del organismo internacional en el mes de abril, pero que podría ser antes si las autoridades nicaragüenses quieren acelerarlo.