elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |

De los 92,3 millones de dólares que el BID tenía previsto entregar este año a Nicaragua, solo 73,3 millones han sido desembolsados. "Los 20 millones restantes es por falta de ratificación de la Asamblea", ha manifestado en conferencia de prensa la representante del organismo en Managua, Mirna Liébana.

Los 73,3 millones de dólares (80% del total) desembolsados en préstamos concesionales -de largo plazo y tasas inferiores al 4%- al gobierno de Nicaragua, están destinados al desarrollo económico e institucional del país.

El Congreso cerró este lunes el año legislativo sin ratificar más de 100 millones de dólares en préstamos internacionales, incluyendo los 20 aprobados por el BID para ayudar al gobierno de Ortega a cubrir gastos de su presupuesto.

El Parlamento, que podría ir a sesión extraordinaria, no ha logrado sesionar desde las cuestionadas elecciones municipales del pasado 9 de noviembre, a causa del conflicto existente entre el oficialismo y la oposición sobre las transparencia de los resultados que dieron el triunfo al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda).

El retraso afecta
Liévano ha manifestado que el retraso afectará la concesión de nuevos fondos que el gobierno sandinista pueda necesitar durante el 2009 para su presupuesto, debido a que la política del banco establece que este tipo préstamos deben ser entregados 12 meses después del anterior.

El BID tiene pendiente evaluar el desempeño de Nicaragua para proyectar 2009, el cual espera sea "positivo" debido a que Nicaragua es uno de los cinco países que sería beneficiado con un fondo especial anunciado por China, que se incorpora el próximo año al directorio.

Liévano se abstuvo de comentar si las sanciones económicas anunciadas por la Unión Europea y Estados Unidos, por la negativa del gobierno de Ortega a revisar el resutlado de las elecciones municipales, tendrán repercusiones en los futuros desembolsos previstos por el BID para Nicaragua. No obstante, aclaró que todos los fondos deben ser aprobados por el directorio del BID, el cual está integrado por países que "tienen la misma opinión" que tienen sus gobiernos "a nivel bilateral" con Nicaragua.