• Jinotega, Nicaragua |
  • |
  • |

“Los Papales”, es una hacienda de la empresa Agrícola Industrial Angelina López S. A, propiedad del productor y abogado Eugenio López. Está ubicada a tres kilómetros al oeste de la ciudad de Jinotega, a una altura promedia de 1,300 metros sobre el nivel del mar y en la parte más alta tiene una altura de 1,700 metros.

La superficie total de la hacienda Los Papales es de 300 manzanas, de las cuales 205 están sembradas de café y las restantes es parte de la reserva del Cerro de Los Papales. Aquí 420 cortadores recolectan durante la cosecha entre 9 mil y 10 mil quintales de café oro anualmente, que son entre 110 mil y 120 mil latas de café.

Por la altura, el manejo agronómico y las técnicas de corte que se utiliza en esta hacienda, permite producir un café de alta calidad que es apetecido por consumidores norteamericanos, europeos y asiáticos.

José Víctor López Urroz, ingeniero agrónomo y administrador de campo, producción y calidad, señaló que ellos comienzan la producción desde el vivero, luego pasan a las áreas de plantación donde se le da un manejo integrado de plagas y enfermedades, así como el manejo de nutrición y todos los manejos culturales que se hacen en las fincas, con el único fin de llevar a altas producciones y buena calidad.

“A la hora de cortar, solo se corta el rojito, los 420 cortadores van orientados a cortar solo el rojito, no puede ir un grano pinto porque este le resta calidad al resto de granos y por ende afecta el precio a la hora de la venta, con el manejo que se la da, se sacan buenos rendimientos donde el 94 al 95%, de lo que se cosecha diariamente es café de primera calidad y el restante 5% es lo que se conoce como granos imperfectos”, aseguró López, quien se encarga junto con los capataces de campo supervisar que se mida bien el café a cada cortador, y que no vayan granos pintos en las medidas.

Desde que llega el café en uva al beneficio húmedo, pasa por un proceso hasta llegar a los patios de secado donde se le da el grado de humedad adecuado para luego pasar a la secadora mecánica donde el café queda con 12 grados de humedad, listo para pasar a reposo por un mes, lo que es necesario para que el café asiente todos los sabores, que no se sienta tan nuevo a la hora de la catación, y tenga un mejor sabor a la hora de exportarse.

“Nosotros diferenciamos los lotes de acuerdo al día que se cortó, a la variedad y a la altura, cafés arriba de los 1,400 metros se maneja diferentes a los cafés abajo de 1,400 metros, a la hora de estibarlo, también se maneja de acuerdo a la calidad, ya que por medio del laboratorio de catación, el catador señala cual café es de excelente calidad y cuáles son de menor calidad con el objetivo de darle a los mejores contratos el mejor café de calidad”, señaló José Víctor.

“Los Papales” es una de las fincas en Jinotega que tiene todo el proceso integrado para el procesamiento del café que va desde la producción, transformación y exportación, debido a que cuenta con un beneficio húmedo y seco, con lo que economizan el agua en grandes cantidades, ya que muchos utilizan hasta 20 litros de agua por quintal, en “Los Papales solo utilizan 5 litros por quintal.

Otro aspecto que no se hace en las demás haciendas cafetaleras, es que importan directamente su café a los mercados internacionales, no tienen intermediarios debido a que toda la transformación del grano de oro, se hace en la hacienda, lo que es un gran éxito alcanzado como productores cafetaleros.

Combate a la roya

Otro de los éxitos de la calidad y rendimiento del café en esta hacienda, es que la roya no tiene cabida y lo más que ha afectado es un 1%, debido al manejo agronómico que se le da, cuatro abonadas, cuatro foliadas y la limpieza de las plantaciones, por lo que la roya y otras enfermedades no afecta las plantaciones, por lo que año con año, la producción es constante, no hay años malos, como señalan otros productores de café, en esta hacienda, se produce casi igual en todos los ciclos productivos.

López señaló que de acuerdo al mercado que buscan, como es el mercado de calidad, solo siembran Pakamara, Borbón, Caturra y Catuaí, por el mercado que tienen y es gracia a ellos que la finca ha salido a flote, aseguró.

Cero trabajo infantil

En la hacienda “Los Papales” está prohibido el trabajo infantil, por lo que las y los cortadores que llegan con hijos menores van a un CDI que la hacienda construyó para ellos donde son cuidados por una persona pagada por la hacienda y los mayores de 6 hasta 13 años, van a la escuela donde reciben clases de primaria en caso de los trabajadores permanentes.