• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |

La demanda de mango rivense, en Costa Rica y Honduras, ha transformado las múltiples hileras de este frondoso árbol, en una oportunidad de negocios, durante el periodo de cosecha.

La actividad comercial inicia en diciembre y culmina en marzo, cuando los frucicultores recorren en carretones halados por caballos y camionetas, las alamedas de mango, que se dispersan por zonas rurales de los municipios de Rivas, Buenos Aires, Belén, Potosí y San Jorge, para cortar la fruta.

Posteriormente, el mango es acopiado en Popoyuapa, por Pedro Benito Areas, quien exporta la fruta tierna a Costa Rica en cajillas de 30 kilos.

“Yo compro la cajilla a los cortadores de frutas a C$60 y en Costa Rica la ofertamos a 6 mil colones y mensualmente estamos exportando desde diciembre 96,000 kilos de mangos”, precisó.

A Honduras, el mango es comercializado por negociantes de Masaya y Granada que se trasladan a Rivas, para cortar la fruta que empieza a sazonar y a la vez la ofertan en mercados capitalinos.

De acuerdo con Areas, él acopia frutas para 85 personas, pero asegura que esta actividad económica genera empleos a más de un centenar de cortadores y comercializadores de frutas.

Don Gumersindo Leal, de 57 y originario de Potosí, es uno de los lugareños que aprovecha las cosechas de mango para llevar ingresos a su hogar y además genera seis puestos de trabajo, en sus dos carretones.

“Esta es una actividad que genera empleos e ingresos a los pobladores de zonas rurales, porque en cada carretón trabaja un promedio de tres personas y solo en Potosí hay diez carretones dedicados a esta faena”, expresó Leal, tras afirmar que en las propiedades donde existen árboles de mango, compra el saco de 700 frutas a C$100.

Otros como Sergio Quiroz Rojas, se moviliza en camioneta en las que carga 24 cajillas de 30 kilos cada una y según sus palabras, el trabajo de cortar mangos no es nada fácil, pero se ha convertido en una alternativa de empleos, para lugareños.

También jocotes

A Costa Rica, también se está exportando otra fruta primordial en la preparación del almíbar como lo es el jocote, que según Areas, se oferta a 15 mil colones (unos US$28) la cajilla de 30 kilos.

“La fruta sale principalmente del municipio de Belén entre los meses de febrero y marzo, pero está escasa y solo se está exportando 1,800 kilos al mes”, detalló Areas.