• Managua |
  • |
  • |

Nicaragua, un país eminentemente agrícola, necesita cambiar ahora mismo su cultura de producción para no estancarse respecto de otros países y asegurar, tanto los alimentos de su población, como los productos que destina para el mercado externo.

Para Azucena Castillo, gerente generalde la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN, los productores del país necesitan hacer sus cultivos más productivos y rentables, mediante el uso de nuevas tecnologías que les permitan enfrentar con éxito el cambio climático.

Advirtió que para las empresas será más caro perder sus cultivos si no se animan a cambiar su cultura de producción.

“Como venimos trabajando en este país, produciendo y exportando, no somos sostenibles. Sabemos que hay un cambio climático que tenemos que saber manejar y obviamente es con tecnologías que lo tenemos que hacer. Pero (se argumenta que) la tecnología es muy cara y es ahí donde nosotros decimos que es más caro perderlo todo”, subrayó Castillo.

En cooperativas

Si Nicaragua quiere dedicarse a producir suficiente alimento para su población y además exportar, debería aprovechar esas tecnologías en el sector agrícola, subrayó el experto en administración de empresas agrícolas en los trópicos, de origen holandés, Jan W. Tuinstra.
Tuinstra brindó una charla sobre nuevas tecnologías para la agricultura, promovida por APEN, en la que habló de invernaderos; empaques para almacenamiento de productos, como papas y cebollas; agroparques, entre otros.

El especialista holandés admitió que esas tecnologías requieren de una inversión inicial fuerte, pero aseguró que no es una barrera para que las puedan usar pequeños y medianos productores, los que, recomendó, pueden hacer uso de su experiencia en cooperativismo.

“Nicaragua ya tiene la costumbre de trabajar en forma cooperativa y esas tecnologías se pueden aplicar con pequeñas empresas cuando se requieren inversiones un poco más fuertes”, sostuvo Tuinstra.
Agroparques

Una buena parte de la charla que brindó el especialista en administración de empresas agrícolas en los trópicos giró en torno a los agroparques, “donde un grupo de productores se pueden unir y beneficiarse mutuamente de la logística, la energía y conocimientos” de las tecnologías.

Los agroparques son como una especie de zona franca, ejemplificó el especialista holandés, donde varias empresas agrícolas comparten y optimizan servicios básicos, como el agua para riego, la energía eléctrica, el procesamiento de los desechos, entre otros, con el propósito de producir más y a un menor costo.

Cooperación

La gerente general de APEN manifestó que gestionan fondos con la cooperación holandesa para financiar proyectos de nuevas tecnologías en la agricultura.

“Se pudiera conseguir el financiamiento para dar ese paso (cambio a tecnologías en la agricultura) y la asistencia técnica, que además dejaría transferencia tecnológica y capacidad en el país”,explicó Castillo.
La banca también puede ser un facilitador de los flujos de créditos de Holanda para ese proyecto, concluyó Castillo.