•   Managua  |
  •  |
  •  |

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, lamentó que de los US$60 millones que representó en 2014 el aporte del 2% del sector privado al Instituto Nacional de Tecnología, Inatec, las empresas apenas fueron retribuidas con US$3 millones en cursos de capacitación a los empleados.

“Entonces cuando ustedes ven de que no hay una retribución de lo que nosotros ponemos para lo que nosotros necesitamos, ahí hay un problema serio que hay que replantearlo”, indicó Aguerri.

El Nuevo Diario trató de obtener un comentario al respecto en la dirección del Inatec, pero en la oficina de relaciones públicas una secretaria dijo que no había quien brindara una respuesta.

En tanto, el líder empresarial agregó: “No estamos diciéndole al Gobierno que los recursos los tienen que devolver donde lo pida el sector privado, no. Lo que le decimos es que no puede seguir unilateralmente decidiendo dónde se gastan nuestros recursos, más aun si no nos demuestran que esos recursos no están produciendo empleo, no están en realidad trasladándose en respuesta a lo que las empresas estamos demandando”.

Por otra parte, reiteró que la solución a la problemática del crecimiento del sector informal pasa por un lento proceso, en el cual el Gobierno debe garantizar a las pequeñas empresas financiamiento y transferencia de tecnología.

“Esto es complejo, no es fácil, es un tema puesto desde hace tres años en la mesa de discusión con el Gobierno, desde que empezamos a ver las señales de sectores nuestros que en vez de crecer en la formalidad, empezaron a retroceder en el número de empleos formales”, aseguró Aguerri.

Asimismo, el presidente de la cúpula empresarial manifestó: “Esto es algo por lo cual tenemos que ser hoy lo suficientemente responsables para dar la cara y poner las cosas en la mesa como son. Aunque tenga cualquier tipo de costo, la realidad es que esto es lo único que hará que Nicaragua pueda crecer de forma correcta”.

“Invitamos que nos digan cuáles son las empresas del Cosep que están en el mercado Oriental. Tengo 10 años de estar en los gremios, y si hay una asociación importante es la asociación de comerciantes de los mercados. En nuestras asociaciones y nuestras cámaras no participan ellos”, señaló.

Al hablar sobre la informalidad, Aguerri explicó que el problema que enfrentan como empresa privada es que compiten contra empresas que no pagan impuestos.

“Una camioneta en la carretera a Masaya te vende un producto lácteo (queso) sin pagar impuesto ni prestaciones sociales, y compite contra un negocio formal que está sobre la misma carretera. Entonces el precio del producto de la camioneta nunca tendrá el precio del que está pagando renta, seguro social e impuesto a la DGI. Eso es lo que hace que la informalidad sea un problema estructural”, comentó Aguerri.

PRODUCTIVIDAD BAJA

Sin citar la fuente de sus cifras, Aguerri también señaló que la productividad de Nicaragua equivale al 75% de la productividad de Honduras y quizás un 20% o 30% de la productividad de Costa Rica. Esto, dijo, tiene que ver en decisiones que se toman donde las tres partes del diálogo social —Gobierno, empresarios y sindicatos— tienen responsabilidades.

En otro apartado, Aguerri destacó que desde el 1 de marzo pasado han podido constatar que tanto en el aeropuerto de Managua como en los puestos fronterizos terrestres, se ha iniciado la implementación del formulario único para entrar y salir del país.

“Esto es un paso adelante en materia de facilitación. Ya dejamos de ser el país con más formularios para entrar o salir del país, hoy ya estamos a nivel de los países más eficientes al establecerse este formulario único”, destacó Aguerri.