Benjamín Blanco
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

El promedio de inversión pública en educación por habitante esconde grandes brechas en la región centroamericana.

En el 2013, mientras la inversión pública en educación por persona en Costa Rica fue de US$700, en Nicaragua fue diez veces menor al ubicarse en solamente US$70 per cápita, señala el informe “Estadísticas de Centroamérica 2014”, sobre los indicadores de desarrollo humano sostenible, elaborado por el organismo costarricense Estado de la Región Centroamericana (ERCA).

En ese estudio Nicaragua se ubica en la cola de Centroamérica en materia de inversión educativa, pues los países como Honduras, El Salvador y Guatemala invirtieron cerca de US$100 por persona, mientras en Panamá y Belice ese indicador subió a un poco más de US$300.

La reciente recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el sentido de que es necesaria en Nicaragua una mayor inversión en educación, en capital humano e innovación --tras hacer una evaluación a la economía del país--, llega de manera oportuna y marca la pauta para saber dónde encaminar las políticas públicas, coincidieron algunos especialistas.

“Estamos muy bajos en el gasto de educación por estudiante, tenemos coberturas todavía  deficitarias en algunos departamentos alejados de la capital, tanto en educación primaria como secundaria; lo que el FMI hace es resaltar los retos que ya han sido reiterados en otras ocasiones, la idea es que en esas políticas se destinen más recursos y se priorice al sistema educativo”, indicó Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

MÁS TÉCNICOS Y TECNOLOGÍA

Por su parte Sergio Argüello, presidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE), reiteró que uno de los pilares fundamentales para desarrollar cualquier país es la educación, pero lamenta que en Nicaragua cada gobierno que llega cambia los planes nacionales de educación y además en cada gobierno siempre hay un desfile de ministros en ese ministerio.

Argüello considera que se debería realizar un fuerte trabajo por desarrollar una política educativa que priorice la educación técnica, para que en Nicaragua no existan más profesores empíricos, darles mejor capacidad y dotarlos de acceso a la tecnología.

“Cómo no vamos a aprovechar los iPads, el internet, las computadoras, si es una manera de tener acceso a los más recientes estudios y avances de la ciencia. Todo mundo tiene un teléfono celular, y si un profesor en ese celular tiene internet, podría tener acceso a muchas cosas. No solo es aumentarle el salario al profesor, tenés que contar con instalaciones adecuadas y que los docentes puedan aprovechar el acceso a internet”, indicó Argüello.