•  |
  •  |
  • END

Aún no hay datos sobre el impacto que pueden ocasionar en el sector productivo las restricciones al financiamiento de parte de la banca y la caída de los precios internacionales de los productos de exportación. Algunos hablan de reducir áreas de siembra, mientras otros estiman que se dejarán de percibir unos 200 millones de dólares por la pérdida de valor de los productos exportables en el 2009.

Lo único que sí tienen claro los sectores productivos es que mientras el país siga sufriendo las consecuencias de la crisis política, los efectos de la crisis internacional serán peores de lo que todos imaginan.

Manuel Álvarez, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, dijo que por el problema crediticio es probable que haya una reducción en el área de siembra, pero que aún no tienen datos precisos de cada sector.

Mencionó como ejemplo el caso de la industria manicera Comasa, que en el 2009 planea reducir de 50 mil a 40 mil manzanas el área de siembra de maní.

Agregó que si el precio del maíz amarillo sigue cayendo en el mercado internacional, probablemente los avicultores van a querer pagar menos por el sorgo a nivel local y va a ser difícil que los sorgueros vuelvan al nivel de siembra de 27 mil manzanas del 2008 y tengan que reducirlas.

Baja de financiamiento se reflejará en siembra
Dijo que en reunión con los banqueros, éstos les han hablado de una reducción en el otorgamiento de crédito de entre un 20 y un 25 por ciento, lo que se trasladaría a una disminución del área de siembra para todos los rubros.

Añadió que a los productores de arroz les redujeron en 8 millones de dólares el financiamiento, pero que éstos lograron conseguir los recursos por otro lado.

El otro problema que enfrentan, según Álvarez, es el del encarecimiento del financiamiento, porque las tasas de interés han subido por lo menos tres puntos porcentuales.

Calculan 200 millones menos por precios
En el tema de la baja de los precios internacionales de los productos exportables, algunos productores ya hicieron sus estimaciones en el impacto de la generación de divisas y la producción.

Freddy Torres, productor y diputado de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, dijo que tomando en cuenta la baja en los precios de la carne, el café, maní, sorgo, entre otros, acompañado de una menor demanda de dichos rubros, significará al menos 200 millones de dólares menos en divisas.

Torres agregó que si a esto se suma lo que el país ya no recibirá por exportaciones, a la reducción de la ayuda presupuestaria y cooperación por el comportamiento gubernamental y la falta de transparencia en las elecciones, no hace falta ser muy entendido en economía para saber que este país tendrá serios problemas en inversión pública, gasto corriente, la balanza de pagos, en fin, en todo lo que se había venido resolviendo con el apoyo internacional.

Precio sigue cayendo
Alfredo Marín, gerente general del Matadero San Martín, dijo durante la presentación del informe de coyuntura económica del Funides -tomando como parámetro el precio de Uruguay- que la carne bovina se está pagando a la mitad del valor de hace cuatro meses y algo similar ocurre con la leche en polvo, lo que según él, significará que la ganadería dejará de recibir unos 80 millones de dólares en divisas.

Para el productor Freddy Torres, una solución al déficit de financiamiento sería utilizar recursos de las reservas internacionales, pero que el problema que podría ocurrir es que esos fondos también podrían estar siendo utilizados para cubrir algunos programas que está dejando de financiar la cooperación internacional, “por el mal manejo que el presidente Ortega está teniendo en ese sentido”.

Consideró que puede ser tanta la demanda de recursos que las reservas internacionales pudieran quedarse pequeñas, porque no hay que olvidar que no se puede hacer uso de un porcentaje antojadizo de las mismas, porque tienen que estar de acuerdo a lo que se firma con el Fondo Monetario Internacional, FMI, que exige tenerlas en cierto nivel.

“El sector productivo está ante una incertidumbre tremenda, requiere que este país lleve a cabo un encuentro de todas las fuerzas vivas para encontrar un cauce y enfrentar este desafío. De otra manera, 2009 podría ser la sepultura de Nicaragua, ante las amenazas que se ven venir”, puntualizó.