•  |
  •  |

Gerente de País - SPC Internacional

Seis meses atrás fue la pregunta que me hizo una persona que vive en el extranjero, lo cual me causó risa y enojo al mismo tiempo. En mi interior decía, pero que pregunta es esta ¿acaso nos ven como en las cavernas? Sin embargo reflexionando y analizando, para alguien que solo lee indicadores y gráficos en donde se pierde el contacto personal, podría ser comprensible que se nos vea de esa forma.

El tema que quiero tocar es la competitividad en nuestro país.  Según el reporte de competitividad global más reciente realizado por el Foro Económico Mundial sitúa a Nicaragua en el puesto 99 de 144 países que hay en el ranking; dicho análisis evalúa doce pilares fundamentales, apareciendo muy débiles en “Preparación Tecnológica” e “Innovación”. Estos dos temas apuntan a una sola cosa, y es la apertura a las nuevas maneras de hacer negocio en el mundo y a los cambios que debemos hacer como país.

Insisto, los negocios que hice ayer ya no se hacen igual hoy, y los que hago hoy, mañana serán diferentes. Un pensador chino decía: “Usted debe ser como el agua. Cuando se vierte agua en una taza, se convierte en la taza… El agua puede gotear, fluir y golpear…”

En ocasiones me han preguntado que si el país está creciendo en el uso de tecnología de información y por supuesto que así es. Nicaragua crece y a un nivel más rápido que la región y eso es una gran ventaja, pero la pregunta es, ¿es suficiente este ritmo? Yo diría que no, porque es un crecimiento reactivo y no proactivo, no nos queda de otra, o nos lo exigen de una forma u otra.

Por esta razón necesitamos que la empresa privada, las Pymes, los empresarios independientes, las grandes compañías de nuestro país despierten y abran sus ojos a una realidad de tecnología que nos sigue y nos pisa los talones a cada momento.

Estamos en un país donde los vehículos ahora vienen con un sistema de contestadora de llamadas inalámbrico, cámaras digitales, cálculo simultáneo de consumo de combustible, en donde los celulares que andamos prácticamente son una computadora andante que nos permiten estar disponibles 24x7x365 para hacer negocios y mantenernos al día desde múltiples plataformas.

Este ritmo que nos dice que si Nicaragua tiene un ligero porcentaje de crecimiento en la adquisición de tecnología, no debe ser un tapa-ojos ni una ilusión, porque cuando nos comparan porcentualmente con los países más cercanos ahí se ven las brechas reales.

Los números nos muestran lo siguiente: nuestra competitividad en general nos ubica en el puesto 99, sin embargo estaríamos mucho mejor si no fuera por los factores que bajan el promedio. Cuando vamos a preparación tecnológica nos ubicamos hasta el puesto 113, detrás de Costa Rica que se encuentra en el puesto 40, Panamá en el 53, Guatemala en el 88, El Salvador en el 93 y Honduras en el puesto 97.  El Foro Económico Mundial evalúa dentro de este pilar varios índices y quiero mencionar la Adopción de Tecnología en el que estamos en el escalón 120.

Otro índice es el porcentaje de usuarios de internet. Aquí nuestro país figura en el puesto 113 con 15% de usuarios, Costa Rica tiene 46.6%, Panamá 42.9%, El Salvador 23.1%, Guatemala 19.7% y Honduras 17.8%.

Cuando veo los números en frío, entiendo la pregunta de la pizza perfectamente. Por supuesto que en Nicaragua hay mentes brillantes y abiertas al uso de nuevas tecnología e innovadoras para hacer negocios, pero una golondrina no hace verano y aquí el sombrero es de todos, desde los emprendedores hasta al más alto nivel gerencial. Debemos responder a esa pregunta juntos.

Existe un potencial entre los jóvenes de 18 a 35 que estamos desaprovechando. El bono demográfico, personas comprendidas entre 15 y 59 años, potencialmente productivas, culminará en el 2035. Esto significa que 100 mil jóvenes están ingresando al mercado de trabajo. Fuerza joven, creativa e innovadora que está siendo desaprovechada. No estamos invirtiendo en capital humano joven. Es decir, estamos botando el bono demográfico.

Señores, en Nicaragua no solo hay pizza, hay cosas mejores, Nicaragua está para más, no nos conformemos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus