Alma Vidaurre Arias
  •  |
  •  |

A nivel de la región centroamericana, sin embargo, Nicaragua es el tercer país que más apoya a la iniciativa empresarial de la mujer, según datos del Índice del entorno empresarial para emprendedoras “WeVenture Scope”, un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la revista The Economist.

Este índice otorga a Nicaragua un puntaje de 46.6, siendo superado únicamente por Costa Rica (56.8) y Honduras (47.7). Todo emprendimiento surge de la decisión de uno o varios individuos de establecer su propio negocio.

Nicaragua, sin embargo, es el país donde es más difícil que una emprendedora acceda a financiamiento, por lo que Daniella De Franco, asesora de género para América Latina y el Caribe de TechnoServe, sugiere innovar y reformar varios aspectos del sistema bancario.

“Las empresarias representan una gran oportunidad de mercado para los bancos.  Si los bancos invierten en entender las necesidades de sus clientes pymes, y ofrecen productos como préstamos con tasas o plazos flexibles, ayudan a crecer toda la economía”, explicó De Franco.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), todas las políticas públicas que buscan favorecer el emprendimiento deben tener un enfoque multidimensional e integrar aspectos ligados al desarrollo del talento empresarial, la promoción de la innovación, el acceso al financiamiento y la capacitación de la mano de obra.

En su publicación “Emprendimientos en América Latina: desde la subsistencia hacia la transformación productiva”, la Cepal destaca que estos cuatro elementos deberían ser accesibles para todas las empresas existentes y en formación.

Educación es clave
Para instituciones como el Banco Mundial, los emprendedores de éxito son individuos que transforman ideas en iniciativas rentables, un proceso en el que también precisa la habilidad de dirigir a otras personas.

Muchas personas emprendedoras, según De Franco, desarrollan el espíritu empresarial desde una edad joven, por lo que vale la pena apoyar  a las niñas a través de la educación.

“Podemos contar historias sobre mujeres emprendedoras que sirven de modelo e implementar proyectos de emprendimiento en las escuelas”, precisó De Franco.  

La asesora de género para América Latina y el Caribe de TechnoServe, a su vez, cree que es importante impulsar a las mujeres para que empiecen empresas en sectores de alto crecimiento como la tecnología.  

“A través de programas e incentivos que apoyan a las mujeres para que ingresen a sectores de alto crecimiento, podemos cerrar las brechas que existen entre empresas lideradas por hombres y empresas lideradas por mujeres”, señaló.

A nivel global, las mujeres típicamente empiezan empresas en sectores de baja productividad, dijo la experta. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus