•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Con el objetivo de buscar nuevas alternativas económicas que ayudaran a la sostenibilidad del hogar, un grupo de 24 mujeres de la comunidad La Pita municipio de San Ramón, se organizaron y formaron el “Colectivo de Mujeres Ecologistas de La Pita”, cuya finalidad era reciclar y elaborar papel reciclado, cuyo principal mercado son los Estados Unidos.

La Comunidad de La Pita, está ubicada a tres kilómetros del poblado de San Ramón, distancia que recorren dos veces a la semana para trabajar en la elaboración del papel reciclado. Ellas utilizan el papel que desechan de las oficinas o que la gente vota en las calles y de otra fibra como tuzas de maíz, heliotropo, entre otros.

Yesenia Díaz Avilés, coordinadora del colectivo, señaló que iniciaron 24 mujeres, pero como al principio todo fue duro por la falta de ingresos económicos para el grupo ya que no habían resultados porque estaban comenzando, muchas se desanimaron y se retiraron, pero cuatro de ellas no estaban dispuestas a perder lo que ya les había costado y trabajaron duro y hoy la fábrica y elaboración de papel reciclado les deja para darle mantenimiento a los equipos,  para el hogar y los estudios.

“Cuando iniciamos éramos 24, de las cuales solo quedamos cuatro debido a que ellas querían ver el resultado de la noche a la mañana, para nosotros fue difícil porque trabajamos ocho meses sin obtener resultados ya que trabajábamos y no podíamos vender el producto, esto porque estábamos empezando y no éramos reconocidas, pero comenzamos a ir a ferias y distintos eventos y de esa manera nos fuimos dando a conocer y hoy tenemos un mercado en Estados Unidos y Granada”, aseguró la dirigente.

Manualidades
Pero estas mujeres no solo se dedican a la elaboración de papel reciclado, sino que del papel u  hoja que resulte dañada, no se pierde debido a que es utilizada en la elaboración de manualidad, producto apetecido por los turistas que vienen de diferentes países del mundo entre ellos norteamericanos y españoles.

Yessenia aseguró que primeramente comenzaron a reciclar y a elaborar papel en su comunidad, pero para facilitar la llegada a los turistas consiguieron un local en el poblado de San Ramón donde exponen el producto a los visitantes y tienen el equipo donde reciclan y elaboran el papel, por lo que mejor prefirieron caminar ellas los tres kilómetros hasta donde está la fábrica y no que se les valla un turista sin conocer su producto aseguró.

“Fuimos a un intercambio de experiencia a Granada, que era donde reciclaban el papel, pero nos trataron mal, no permitían que hiciéramos preguntas ni que tomáramos fotografías, era una cooperativa manejada por hombres en su mayoría y nos decían que ese trabajo no era para mujeres, pero nosotras les demostramos que lo podíamos hacer y mejor, luego ellos vinieron aquí y se convencieron que sí podíamos hacer las cosas mejores, ya que ellos solo trabajan el papel, nosotros trabajamos además del papel, con fibra, tuza de maíz, paste de montaña, pelo de maíz, heliotropo y el pinzote, todo lo recolectamos en la comunidad”, señaló Yessenia.

Mabel Ochoa Sánchez, socia del grupo, dijo que el proceso tiene varias etapas, desde cocer el producto, mezclar ingredientes para después pasarlo al pulpeado, luego a las celdas y láminas donde pasan dos días hasta que seca, luego se saca cada hoja, se selecciona y se almacena y así están listas para la venta y la elaboración de manualidades.

Cada hoja de papel elaborado con todos estos productos tiene un costo de C$10 cada una, pero si la compra  es de más de cien para arriba, entonces se puede negociar una rebaja. Por día de trabajo se elaboran hasta 400 hojas y los mejores meses de venta es desde enero a mayo, que hay más afluencia de turistas.