•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

El sonido de las máquinas de coser y los martillazos invaden el pequeño taller, propiedad de doña Adilia Argentina González Pavón, quien lidera a 13 hombres encargados de la producción de calzado de damas, que es distribuido en 14 tiendas del mercado municipal Ernesto Fernández.

El negocio está situado al sur del casco urbano, en el barrio Silvio Reñazco, del museo Camilo Ortega tres cuadras al Este, una cuadra al Sur. Ahí su propietaria instruye a sus trabajadores, quienes deben tener listos los pedidos en tiempo y forma.

“Me considero una mujer luchadora porque he sacado adelante a mis 5 hijos. He trabajado en este ramo 32 años, pero de tener mi propio negocio tengo 20 años. He roto las barreras impuestas por la sociedad y gracias a Dios me mantengo en el mercado”, dijo orgullosa de sí misma González Pavón.

Ventas bajas
Sin embargo, lamenta que hace 15 días las ventas han bajado, pese a que la temporada baja tradicionalmente es entre junio y julio, por lo que ha tenido que hablar con sus trabajadores sobre la difícil situación que enfrenta, ya que los considera como parte de su gran familia.

“Estos muchachos cuando comenzaron a trabajar fue algo difícil, porque nadie quiere ser mandado por una mujer, pero poco a poco me fui ganando su confianza y ahora formamos una gran familia, donde la confianza es el elemento principal para mantener la relación de trabajo”, mencionó la artesana del calzado.

La mujer de hermosos camanances reveló que hay hombres que rinden el sombrero, porque admiran  su esfuerzo, trabajo, las ganas de salir adelante y sobre todo porque maneja un personal donde solo hombres laboran.

“He caído y me he levantado con la ayuda de Dios, porque no soy de las que quedan en casa a la espera de la venta, no. Yo misma me voy con el producto a ofrecerlo al mercado municipal, no me gusta estar esperando que las cosas me caigan del cielo”, indicó en la entrevista, quien nos recibió en la sala de su hogar.

En el taller de González Pavón se fabrican zapatos número 21 hasta 40. Ahora piensa en abrir su página en Facebook, para iniciar una aventura, captar clientes y aumentar la clientela.

“Te voy a ser sincera, mi nivel de escolaridad es baja, pero gracias a Dios que tengo apoyo para cumplir mis metas. Tengo a un compañero que me brinda todo el apoyo, acepta lo que hago, siempre me acompaña y acepta mis decisiones”, señaló.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus