Donald José Porras Cárdenas/ Presidente de la Confederación de Cámaras de Comercio de Nicaragua
  •  |
  •  |

Algunas sucursales bancarias del interior del país están demandando a las cámaras de comercio departamentales el acompañamiento de constancias de estar exentas del pago de impuesto sobre la renta, como requisito para autorizar el cambio de firmas en cuentas bancarias,  de los directivos de dichas entidades gremiales.

Tal exigencia es innecesaria en virtud de que el artículo 43 de la Ley No. 849, Ley General de Cámaras, Federaciones y Confederaciones Gremiales Empresariales de Nicaragua, en vigencia desde el 16 de febrero de 2014, consigna que las cámaras empresariales, por su naturaleza de entidad gremial, persona jurídica y sin fines de lucro, están exentas del pago del impuesto sobre la renta, con base en el artículo 32, numeral 4, de la Ley de Concertación Tributaria No. 822.
Es recomendable que los departamentos legales de los bancos, en el nivel nacional, actualicen a los funcionarios del interior del país en la materia relacionada.

30 de marzo vence plazo para entrega a Mific de balance económico anual de las cámaras
Se recuerda a las cámaras confederadas el deber ineludible que tienen de remitir al Registro de Cámaras, Federaciones y Confederaciones Gremiales Empresariales del Mific,  a más tardar el 30 de marzo del año en curso, el balance económico anual y un informe o memoria de sus actividades anuales.

El artículo 28, inciso b), de la Ley No. 849  estatuye esta obligación que deberá hacerse en versiones  física y electrónica.

Cómo escoger el modelo más apropiado para cámaras de comercio

Las cámaras de comercio, por lo general, tienen una doble misión: prestar servicios a sus miembros y asesorar e influir a los gobiernos para crear un entorno empresarial favorable.

El éxito de un modelo apropiado para cámaras de comercio se funda en requisitos de afiliación, fuentes de financiamiento, gama de servicio y relación con el Gobierno.

La Ley No. 849, en su artículo 27, inciso a), reconoce como atribución de una cámara, federación o confederación:

Representar, promover y defender los intereses generales del sector comercio… como actividades generales de la economía nacional, anteponiendo el interés público sobre el interés privado o particular”.

Por su parte, el inciso b), del mismo artículo 27 ya citado, atribuye a las cámaras: servir de representantes u órganos de consulta de los distintos miembros que integran el respectivo gremio empresarial ante instituciones estatales, gobiernos locales o regionales, con el fin de presentar a estos las propuestas, opiniones o estudios que determinen acciones y mecanismos tendientes a favorecer el desarrollo y mejor desempeño del sector económico empresarial que representan”.

Están dadas las condiciones para una mayor organización del sector privado nicaragüense en los niveles municipal, departamental y confederativo.

De acuerdo con la Ley General de Cámaras de 1934 --ya derogada-- y la Ley No. 147, Ley de Concesión de Personalidad Jurídica a Entidades sin Fines de Lucro, se formaron unos 200 gremios empresariales.

En espera de  primeras cámaras autorizadas por la Ley No. 849
Existe expectativa entre la pequeña y mediana empresa, particularmente, por la próxima autorización del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), a cargo del licenciado Orlando Salvador Solórzano Delgadillo, de las primeras cámaras gremiales, al tenor de la Ley No. 849, que faculta el surgimiento de cámaras gremiales municipales, departamentales, federaciones y confederaciones.

La Confederación ha apadrinado el surgimiento de 6 nuevas cámaras departamentales, las que inadvertidamente funcionaban, de hecho, desde hace más de 50 años.