Ricardo Guerrero
  •  |
  •  |

Con el fin de acelerar la integración económica de la región, la Unión Europea (UE) ejecuta el proyecto “Trazabilidad y gestión de riesgo para animales y productos de origen animal”, denominado Traces.

“Lo que la UE propone es que este sistema sea utilizado como una herramienta para hacer la trazabilidad dentro de la región centroamericana. Esta herramienta vendría a acelerar la integración económica de la región”, aseguró Didier Carton, jefe de sector Traces, unidad de sanidad animal, salud y seguridad alimentaria de la UE.

Según el funcionario, esta herramienta ha sido muy útil en los 27 países miembros de la UE, porque permite el intercambio de información relativo a las importaciones y los movimientos de animales vivos y productos de origen animal destinados al consumo humano dentro del territorio.

Palmira López-Fresno, jefe de la asistencia técnica internacional de la delegación de la Unión Europea en Nicaragua, destacó que para masificar el uso del programa Traces en la región han organizado una serie de talleres y capacitaciones dirigidas a técnicos de cada uno de los países.

Menores costos
“Esta herramienta viene a facilitar los procesos administrativos para los comerciantes, además que disminuye los costos de logística al disminuir el tiempo de inspección en cada una de las fronteras”, recalcó López-Fresno.

Valentín Díaz, coordinador del componente de medidas sanitarias y fitosanitarias del Programa Regional de Apoyo a la Calidad y Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias en Centroamérica (Pracams), dijo que los beneficios para los comerciantes al utilizar la herramienta Traces es que aceleran los procedimientos administrativos y facilita el comercio internacional al estar disponible en múltiples idiomas.

“Para los consumidores el beneficio está en la trazabilidad de la cadena alimentaria y en los mejores controles en los animales y los productos de origen animal, además que proporciona una rápida gestión en caso de riesgo para la salud”, detalló Díaz.

La herramienta Traces es de uso obligatorio para los estados miembros de la Unión Europea desde el 1 de enero de 2005, es de aplicación voluntaria para los países no miembros de la UE y tiene 29,100 usuarios activos en 73 países.