•   Managua  |
  •  |
  •  |

Las polvaredas que han provocado los vientos de los últimos días podrían reducir la afluencia de turistas en el occidente del país en la Semana Santa, según algunos representantes del sector turismo de Nicaragua.

Sin embargo, Ximena Gurdián, empresaria turística de León y presidenta de la Asociación de Pequeños Hoteles de Nicaragua (Hopen), considera que el problema de las polvaredas ya se superó.

“Ya no están (las polvaredas) como la semana pasada. Y yo creo que va a transcurrir normal la Semana Santa (…) Creemos que la situación ya se superó y esperamos que no se repita”, expresó Gurdián.

Gurdián espera que ese problema no afecte la llegada de turistas nacionales e internacionales a las playas del Occidente del país, porque “ya serían dos años seguidos que el turismo resulte afectado por la naturaleza”, haciendo referencia al año pasado, que se vio afectado por una serie de actividades sísmicas.

Mayor presencia

Leonardo Torres, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), afirmó que pocos turistas pretenden visitar esa zona, con base en información de las turoperadoras del país.

Silvia de Levy, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), también manifestó su temor de que el problema de las polvaredas afecte al turismo en León y Chinandega.

“Eso nos tiene con mucha preocupación (…) Nos afecta si un turista anda visitando la ruta colonial y los volcanes, en el área de Chinandega y León, y ve semejantes polvaredas. Realmente no es agradable y estamos viendo con los sectores productivos para que se tomen las medidas correspondientes”, subrayó De Levy.

Gurdián agregó que ya se está viendo en estos días mayor presencia de turistas nacionales y extranjeros en las playas leonesas.

“Ahorita tenemos un incremento de visitas de turistas en Salinas Grandes, porque hay un torneo de pesca, al que vinieron pescadores de Centroamérica y también participaron nacionales; así que ya se están viendo las actividades que están promoviendo las visitas a las playas”, comentó.

Asimismo, la representante de Hopen dijo que las reservaciones de habitaciones en los hoteles, tanto en León como en Chinandega, están creciendo, aunque no especificó la cantidad de reservaciones que hay, y espera que crezcan más en la medida que se acerque la Semana Mayor.

León fue uno de los departamentos más afectados por ese fenómeno de las polvaredas la semana pasada y según Germán Quezada, miembro de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo y coordinador de programas para la gestión de riesgo del Centro Humboldt, en la medida en que las temperaturas son mayores y la sequedad del suelo también, las tolvaneras se intensifican. Además, agregó que en algunos lugares comienzan a preparar los suelos para la siembra de primera en marzo y abril.