•   Managua  |
  •  |
  •  |

En el último año, 3,892 trabajadores del sector “agropecuario, silvicultura, caza y pesca” se inscribieron en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), según el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Con ellos ya son 67,038 los trabajadores de ese sector que están inscritos en el INSS. En el 2013, había 63,146 trabajadores inscritos.

La afiliación de trabajadores del campo ha venido ascendiendo en los últimos años, registrándose un crecimiento de 34.4% del 2010 al 2014, pues ha pasado de 49,869 obreros afiliados a 67,038.

Lo cierto es que la cifra de trabajadores del campo inscritos en el INSS aún es muy baja respecto al número de obreros que se desempeñan en ese sector: unos 900,000 trabajadores.

Con respecto al total de trabajadores afiliados al INSS, que en el 2014 ascendió a 710,071, el sector “agropecuario, silvicultura, caza y pesca” representa un 9.5%.

Sin embargo, tanto empresarios del sector agropecuario como líderes sindicales expresaron satisfacción por el crecimiento que está experimentando ese sector en el número de afiliados al INSS.

“La mayoría de los productores estamos afiliando a nuestros trabajadores fijos. Nosotros seguimos la ley, si la ley dice que lo tenemos que hacer (inscribir a obreros en el INSS), lo tenemos que hacer”, afirmó Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Más rápido

Para Alex Castillo, secretario de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC), “se ha logrado avanzar significativamente” en la afiliación de los obreros del campo al INSS. La idea es que se avance más rápido, afirmó, porque “hace falta mucho camino por recorrer”.

Manifestó que la organización sindical ha venido trabajando para conseguirlo en coordinación con las delegaciones del INSS: “Tenemos bastante coordinación con las delegaciones de Matagalpa, Jinotega, Estelí, entre otras”.

Dijo que se ha avanzado en ese sentido en rubros como el banano y el café. Pero, aseveró que hay mucho por hacer en rubros como la ganadería.

Healy espera que siga creciendo la afiliación al INSS en el campo este año; sin embargo, sostuvo que la dificultad está en que el INSS no llega a los lugares más alejados. Por otra parte, agregó que en la zona rural el INSS no tiene la infraestructura para atender las necesidades de los obreros que están afiliados.

“Los trabajadores tienen que ir a los centros de salud y les dan la receta para las pastillas, y finalmente los empleadores tienen que pagar los costos de las enfermedades de los trabajadores. Ahí vemos un cuello de botella, porque no hay suficiente infraestructura del INSS para atender a esos trabajadores que se están afiliando”, sostuvo el productor.

Baja en últimos meses

Si bien ocurrió un crecimiento de los trabajadores afiliados al INSS de ese sector el año pasado, respecto al 2013, en los últimos meses de cada año siempre tiende a bajar.

En noviembre pasado, la cantidad de trabajadores inscritos fue de 65,103 y en diciembre de 69,834. En noviembre y diciembre de 2013, la cifra de trabajadores de ese sector afiliados al INSS era de 63,953 y 69,662, respectivamente.