•   Carazo  |
  •  |
  •  |

Muchos de los pescadores de la comunidad de Casares, en Diriamba, que antes no contaban con medios para trabajar, cuentan hoy con sus lanchas y equipos para la faena, lo cual a valoración de Celso Guerrero, pescador, líder comunitario y concejal de ese municipio es un indicador de que ha habido crecimiento y desarrollo de la pesca en Casares y zonas aledañas.

“Casares ha sido una de las comunidades que ha tenido un repunte económico bastante fuerte… Ustedes pueden observar aquí en el acopio central la cantidad de producto que hay en los termos, entonces significa que la pesca sí ha estado a un nivel más o menos bueno,” asegura.

Pescadores y acopiadores de la zona coinciden en que a pesar de que la producción pesquera es muy variable, en los últimos meses, ha habido un repunte importante en la producción para este sector, lo que anima aún más la economía de esta comunidad costera de Carazo.

La explicación que dan quienes sobreviven de la pesca al crecimiento que registra este rubro, es que  las “heladas” en los últimos meses ha favorecido el arribo del pescado para exportación.  

Pesca muy buena

Son las once de la mañana y algunos pescadores que ya han vendido su producto deambulan en las cercanías del centro de acopio. “La pesca está muy buena” nos dice Julio Bermúdez, pescador de Casares que luego de su faena descansa bajo un alero en donde algunas mujeres hacen comercio.

Bermúdez asegura que los días buenos salen hasta 200 o 300 libras de producto por lancha. El precio del pescado en estos días bajó, “porque bajó la gasolina”.

“Aquí nos movemos conforme la gasolina, si la gasolina está cara le pagan el producto caro a uno, si la gasolina está barata el producto está barato”, explica.

Mario José Aguirre Mendieta, otro pescador de la zona, entra mar adentro a las cuatro y media de la mañana y sale a eso de las diez con su producto. Aguirre dice que la pesca está buena y los acopiadores les están pagando buen precio por el producto, por mencionar algo, el pargo por ejemplo lo están pagando a C$60 la libra.

Aguirre refiere que individualmente cada pescador puede sacar entre cincuenta y ochenta libras y hay algunos que sacan más de cien libras al día. En la zona operan alrededor de un mil pescadores, operando cinco por lancha, mismos que entregan su producto a los acopiadores.

Apoyan a los pescadores

Alexander Mojica Ortiz trabaja en el acopio central, en donde se llega a pagar hasta C$400 mil a los pescadores cuando la pesca está buena. Según Mojica este acopio, que se caracteriza por ser el más grande de Casares, tiene una política de apoyo a los pescadores facilitándoles el combustible para la faena.  

Cada pescador recibe un promedio de 10 litros de combustibles, de 35 a 40 litros por lancha.

De acuerdo a este trabajador del acopio la pesca ha estado buena, pues ha estado saliendo bastante producto. “Cada lancha ha estado sacando entre 150 y 300 libras, y aquí trabajan como unas 35 lanchas”.

Parte del pescado acopiado es producto de exportación, los pescadores llegan al acopio, se les paga el producto y se le vende a Nicafish, empresa que exporta el pescado a Canadá y otros mercados del mundo. En días buenos salen de este acopio de 7 mil a 9 mil libras de producto, lo que genera un promedio de 10 mil a 12 mil córdobas de ganancia.

Mojica dice que en esta zona, que reúne a unos 12 acopiadores, trabaja también la empresa Marinsa que también acopia el producto de exportación.  

Empresa familiar

Holman Cruz tiene 15 años de trabajar como acopiador. La de él, es una empresa familiar que se ha constituido con mucho esfuerzo. Como dueño de acopio invierte un promedio de un C$1,500  en cada lancha por faena. Son cinco lanchas de su empresa a las que se les tiene que garantizar gasolina, aceite, entre otros implementos que se requieren para operar por la noche.  

“La pesca es variable, ahorita ha estado ‘bonita’, porque están las aguas heladas, con las aguas heladas la pesca es mejor, se viene el pargo… Con las aguas calientes se viene el pescado blanco”, comenta.