•   Managua  |
  •  |
  •  |

Con la llegada de la globalización se aceleraron los riesgos empresariales y las empresas en Nicaragua no escapan a ser impactadas por esta problemática.

El máster en Finanzas, Donald José Herrera Pérez, quien actualmente coordina una maestría en Auditoría y Administración de Riesgos Empresariales, que próximamente iniciará en la Universidad Centroamericana (UCA), expone algunos de estos desafíos y señala que el talón de Aquiles para las empresas hoy en día es la incertidumbre.

Desde hace más de una década, el mundo moderno ha logrado cambiar las formas de hacer negocio y la forma de dirigir las empresas, y Nicaragua no ha estado ajena a esta transformación empujada con la expansión de los mercados, donde el reto es administrar bajo la incertidumbre.

¿Qué significa dirigir una empresa bajo incertidumbre?
Es decir que no hay certeza del futuro inmediato. Antes las cosas eran más estáticas. En los años 60 y 70 casi no se movían los tipos de cambio de las monedas, las economías eran más estables y podías planificar a mediano y largo plazo con mucha facilidad. Hoy todo está bajo una gran incertidumbre, pero dentro de esta no podés quedarte con los brazos cruzados, sino que tenés que continuar haciendo funcionar las empresas y los negocios.

¿Esa incertidumbre es negativa o positiva?
Incertidumbre desde los dos aspectos. Uno que te lleve a asumir un riesgo para aprovechar una oportunidad, y lo que uno no debe hacer es utilizar la incertidumbre para quedarse estancado o tener miedo, entonces el reto es cómo romper con esta incertidumbre, pues de esta se derivan los riesgos, los cuales se pueden enfrentar de forma planificada.

¿Qué papel tienen las nuevas tecnologías en esta incertidumbre?
El avance tecnológico abrió brechas de incertidumbre mucho mayores y las abre cada día más. Mucha gente se asustó cuando apareció la computadora, pero junto a esto surgió el desafío de proteger la información, y esta es la clave para administrar los negocios.

Es decir, si tenés una incertidumbre, lo que hacés primero es informarte, tomar una decisión informada y avanzar, pero si alguien se robó esa información y se la llevó a otro lado y la saca antes que vos, corrés el riesgo de que te deje fuera del mercado.

Por eso es importante enfrentar y resolver el desafío de la seguridad de la información, aprovechando los avances de la tecnología y de las redes de comunicación.

¿Realmente las empresas en Nicaragua están invirtiendo en capital humano?
Primero hay que capacitar a la gente para que desarrolle las habilidades y competencias. Muchos dicen que no invierten en la capacitación de su recurso humano porque después se le van más rápido, pero aquí hay que ver qué tan competitivo sos en términos salariales, pues tenés que ver el talento humano como una inversión que hiciste y no de corto plazo, sino que la meta debe ser tener a la gente en la empresa el mayor tiempo posible.

Las empresas deben considerar que el costo de la rotación de personal es altísimo, que significa volver a entrenar a las personas, a volver a pasar por errores que cometieron en la curva de aprendizaje y es un cuento de nunca acabar. Las empresas con alta rotación de personal son poco exitosas.

¿Cuál es el talón de Aquiles de las empresas en Nicaragua?
Hay dos grandes bloques: los factores externos e internos. Entre la serie de riesgos relacionados con factores externos por ejemplo está el precio del petróleo, que nos afecta en el sentido que pueden ocurrir situaciones negativas y positivas. Una baja en los precios del petróleo, en un país que es importador debería significar una baja en los precios generales de la economía, porque el petróleo es un disparador de los precios.

Sin embargo no se ve un efecto directo, pero sí hay efectos indirectos que están relacionados con esto. Por ejemplo, si el precio de la energía se mantiene por el subsidio determinado a cierto sector, eso podríamos considerarlo como un factor positivo, de que el precio del combustible y la baja en el petróleo estén incidiendo en dicho subsidio.

Y los elementos internos que tienen que ver con todos los recursos: humanos, financieros, materiales, recursos informativos, todo ese complemento para poder avanzar en los negocios.

¿Cuál es el gran tema pendiente entre el empresariado nicaragüense?
Se necesita mejorar en competitividad sobre todo en el uso de las comunicaciones. Recientemente salió la información de que somos el país que paga más caro por minuto la tarifa de telefonía celular, que tenemos un bajo acceso a internet y hay lugares donde no llega la señal de nada. Esto es inadmisible en tiempos en que la tecnología en comunicación es sumamente  importante para poder desarrollar al país, y desarrollar las empresas. Ya no se concibe no tener el acceso fácil a internet fuera de las principales ciudades del país.

No solo debemos apostar a que el desarrollo se traduzca a costos más bajos. Si no podemos invertir más como país en tecnología de comunicaciones, lo que debemos hacer es cómo trabajar en bloque, buscar cómo ser una región que se comunique como si fuera un país, es decir que aunque estés en Guatemala te comuniqués como si estuvieras en Nicaragua y viceversa, lamentablemente esto tiene que ver con negocios a los que les están sacando mucho el jugo, pero ahí habría que hacer un poco de conciencia, de que no se puede mejorar en un país si no das facilidades a la información y a la comunicación.

UCA propone una maestría diferente

Donald J. Herrera Pérez
Auditor corporativo

El experto en finanzas será el coordinador de la maestría en Auditoría y Administración de Riesgos Empresariales y las matrículas estarán abiertas en la Universidad Centroamericana (UCA) entre el 7 y 14 de abril de este año.
La maestría está dirigida a administradores de empresas, economistas, abogados ingenieros en sistemas, auditores internos, y todo aquel que ocupe un cargo de gerencia de riesgo.

“En la filosofía de la UCA se maneja el concepto de resolución de problemas y esta es la gran novedad que hace diferente a esta maestría, pues se manejarán núcleos problemáticos conformados en módulos, bajo la filosofía de saber hacer, con mucho componente práctico y de investigación”, comentó Herrera Pérez.
La maestría tendrá una duración de 24 meses, con horarios los viernes de 6:00 p.m. a 9:00 p.m. y sábado de 8:00 a.m. a 4:30 p.m.