Alma Vidaurre Arias
  •   Managua  |
  •  |
  •  |

Las viviendas familiares cuyo precio sea menor de US$40,000 pueden ser objeto de embargo cuando sirvan de garantía al adquirir un bien o cuando se obtenga un financiamiento para su mejora, aclaró ayer el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri.

“Las casas para garantía hipotecaria, para la compra de las mismas casas, y de las mejoras de las casas son embargables, y esto no es nuevo, no es un cambio, está desde un decreto de algunos años y se está reafirmando en el Código Procesal Civil y el Código de Familia”, precisó Aguerri.

Lo anterior, según Aguerri, es la “manera correcta” en que el sistema ha venido trabajando.

Los bancos que conforman el Sistema Financiero Nacional, agregó Aguerri, tradicionalmente han sido los facilitadores para la financiación de las casas que adquieren las familias; las microfinancieras y las instituciones que otorgan préstamos para las mejoras en las viviendas.

En ambos casos, dijo, las casas han sido las garantías y han sido objeto de embargo. “Cuando una persona es morosa, aunque el proceso tarda, al final sí está siendo efectivo a que esa persona morosa acaba entregando esa vivienda”, ejemplificó.

Excepciones

El presidente del Cosep explicó que aunque el artículo 71 de la Constitución Política de Nicaragua y el artículo 94 del Código de la Familia garantizan el patrimonio familiar de los nicaragüenses, y aclaran que es inembargable o que no puede ser objeto de enajenación, existen algunas excepciones.

El Código de Familia en la parte final del artículo 95, por ejemplo, establece de forma expresa la siguiente excepción: “El acreedor hipotecario o institución financiera, podrá  ejecutar la garantía constituida al adquirir el bien o cuando se adquiera financiamiento para su mejora”.

“Nosotros hemos expresado que las casas de US$40,000 que son garantía hipotecaria para el financiamiento de la misma casa o mejoras de la misma casa son embargables”, enfatizó el líder de esta organización empresarial.   

En ese contexto recordó que el nuevo Código Procesal Civil, que vendrá a modernizar los procesos en esta materia, también garantiza que los bienes constituidos en patrimonio familiar son inembargables.

La única situación que todavía tienen que validar en este proceso, según Aguerri, es cuando una persona para acceder a un financiamiento ponga una vivienda de menos de US$40,000 como garantía para desarrollar un negocio como una pulpería, puntualizó.