•   Managua  |
  •  |
  •  |

La productividad promedio anual de un trabajador nicaragüense es de US$3,700 --la más baja en la región centroamericana-- y el crecimiento promedio de esa productividad en la última década ha sido apenas del 0.6%, la segunda más baja en el istmo.

“La productividad es el mayor problema que enfrentan los nicaragüenses en este momento”, señaló Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), durante la presentación del estudio “Crecimiento, Productividad, Salarios y Costo de la Vida en Nicaragua”.

Según el estudio que Funides presentó ante los representantes de la Central Sandinista de Trabajadores (CST) y dirigentes sindicales de otras organizaciones, la productividad promedio de un trabajador costarricense es de US$13,000 anuales, seguido de los empleados salvadoreños con una productividad de US$7,700 y de los guatemaltecos con US$6,000. Honduras es el segundo país de menor productividad en la región con un promedio de US$4,000 anuales por cada obrero.

También el país tiene los rendimientos de productividad más bajos en algunos productos agropecuarios como el maíz blanco, el frijol, arroz y la carne. En maíz por ejemplo, el rendimiento promedio de Nicaragua es de 21.6 quintales por manzana frente a 48 que tiene El Salvador y 35 de Guatemala.

“Si tan solo pudiéramos incrementar el rendimiento promedio en un quintal de frijol, que no es gran cosa, imagínense cuánta plata significaría para todos los productores de frijol del país”, explicó Chamorro.

Trabajadores dispuestos

Roberto González, dirigente de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), indicó que por el bienestar del país ellos están dispuestos a discutir junto al sector privado el tema de la productividad de los obreros.

“Los empresarios dicen que los trabajadores somos improductivos, abramos el debate de la productividad entonces, pero no podemos discutir productividad si se ausentan dos factores: la inversión en la formación técnica y la reconversión tecnológica de la industria nicaragüense. De nada sirve que elevemos los niveles de formación técnica de los trabajadores si la tecnología de las industrias sigue siendo obsoleta”, destacó el dirigente de la CST durante la presentación de Funides.

Según el estudio de Funides, de nada sirve que se siga consiguiendo altas tasas de Inversión Extranjera Directa (IED), que lleguen los megaproyectos y crecer al 5%, si el país no busca cómo mejorar la productividad y su competitividad.