•   Managua  |
  •  |
  •  |

La disminución que tendrá el costo de la tarifa de la energía eléctrica en los próximos días, tendrá poca incidencia en la reducción de precios de algunos productos agropecuarios, ya que solo el 4% de los productores utilizan sistemas de riego.

“Veo difícil que bajen todos los productos, ya que en el sector agropecuario la tarifa eléctrica incide poco, solo el 4% utiliza sistemas de riego, el productor no tiene beneficios con esta rebaja, donde sí debería de haber alguna incidencia es en el costo del transporte, porque el precio del combustible ha disminuido”, expresó Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic.

Healy sostiene que son los intermediarios y los transportistas los que no permiten que el precio de los alimentos disminuya. “Si el sector transporte decide bajar la tarifa, producto de la reducción de los precios de los combustibles, entonces sí podría haber un impacto positivo en los precios de algunos productos de la canasta básica, pero por parte de los productores es difícil”, señaló.

La Asamblea Nacional aprobó el miércoles, la Ley de Variación de la Tarifa Eléctrica, la cual establece que un 35% del ahorro que se genere producto de la disminución del precio internacional del petróleo sea destinado para la reducción de la tarifa energética a todos los sectores económicos del país. También establece que un 35% de ese ahorro será destinado para combatir la pobreza y un 30% para el pago de la deuda con Caruna.

Este ahorro anual, según el economista Mario Arana y el diputado Wilfredo Navarro podría rondar los US$250 millones anuales.

Los productos del sector agropecuario que utilizan sistema de riego y que se podrían beneficiar con la reducción en la tarifa energética podrían ser el azúcar,  el plátano y arroz.

No obstante, el productor de arroz, Fernando Chamorro, indicó que si bien es cierto que para ellos la energía eléctrica representa el 30% de sus costos de producción es muy pronto para saber el impacto que podría tener en los precios finales.

“Es positivo porque nos viene a compensar los reajustes que no hemos podido realizar por efectos de deslizamiento del córdoba frente al dólar”, explicó. Chamorro y recordó que en Nicaragua se paga el precio más caro de la región por el kilovatio hora de energía que se utiliza para riego.

Mantener precios

Alejandro Delgado, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, Conimipyme, manifestó que en vez de bajar los precios de los productos a los consumidores, lo que podrían hacer es mantenerlos estables durante se mantenga el beneficio en los costos de la energía.

Delgado dijo que hoy por la tarde se reunirá con los miembros de Conimipyme para analizar bien cuáles serán los productos y los beneficios de la reducción en el costo de la energía.

“El pan es uno de los que podría no subir el precio. En el sector turismo, estamos viendo cómo algunos hoteles y restaurantes acomodan sus costos en esta Semana Santa, sobre todo para la gente de menos recursos. El sector de embutidos también está viendo su estrategia. Cada gremio está viendo su estrategia y hoy nos vamos a sentar para ver cuál será el beneficio para la población”, sostuvo Delgado.

Aseguró que los precios de la materia prima, importada, la pagan en dólares y debido al deslizamiento de la moneda incurren en mayores gastos.

Pero insistió en que “ya es un beneficio” el hecho de que se ha dispuesto que no van a subir los productos para el consumidor.

Por su parte, Jorge González, gerente general de productos lácteos La Perfecta, argumentó que no está claro aún sobre cuánto será el ahorro en la energía eléctrica.

“Creo que es muy prematuro todavía para poder decirle qué beneficios vamos a tener. Hasta que no haya una explicación de cuánto nos vamos a ahorrar en energía, vamos a saber qué beneficios podrán tener algunos productos”, subrayó González.

Sin embargo, dejó entrever que las empresas podrían recuperar algunos costos que han asumido, sin transferírselos al consumidor.

“Acuérdese que cuando hay incrementos para nosotros, no siempre se los trasladamos al consumidor, porque si no el consumo baja y son productos sensibles para el país. Esos costos muchas veces los absorbemos y nos generan márgenes negativos. Entonces, si hay algún beneficio, lo que tenemos que ver es cómo recuperarnos de esos costos que hemos absorbido en épocas anteriores”, justificó González.