•  |
  •  |

La ganadería intensiva tiene múltiples ventajas para el sector ganadero del país, explicó Wilhelm Castro, responsable de producción animal de la hacienda La Hammonia (en Matagalpa), quien ofreció una charla sobre ese tema durante el foro lechero que se realizó recientemente en Camoapa.

En relación con la producción de leche aseguró que debido a una óptima alimentación y mejores condiciones ambientales, con el sistema intensivo una vaca puede superar el pico de los 10 litros de leche diariamente.

Asimismo, se puede obtener preñeces más rápidamente y altas tasas de natalidad.

Castro afirmó que otra de las ventajas es que no causa contaminación porque no hace uso de insumos externos, como fertilizantes, insecticidas, ni se dan agresiones físicas ni agrológicas en el suelo.

Proceso
La ganadería intensiva o sistema de pastoreo intensivo se refiere a la utilización de una gran cantidad de animales en un espacio reducido.

“Todo es un proceso de mejora continua: el estiércol (del ganado) se encarga de activar la biocenosis que moviliza los nutrientes del estiércol y lo hace disponible para los pastos. Entonces se produce cada vez más pasto, que alimenta cada vez más animales y estos producen cada vez más estiércol”.

Por el contrario, la ganadería extensiva se refiere a pocos animales en grandes espacios y tiene muchas desventajas: pérdidas de energía de los animales (porque caminan en la búsqueda de alimentos) y procesos de degradación del suelo (por la compactación) y baja producción.

En Nicaragua, históricamente, la ganadería se ha trabajado de manera extensiva.

Según Castro, el promedio de animal por manzana de terreno en el país anda entre 1 y 0.5 cabezas, es decir que a veces se requiere hasta de dos manzanas para el pastoreo de una res. En el sistema de ganadería intensiva se puede tener entre 3 y 5 cabezas de ganado por manzana.

Por otra parte, el promedio de producción de leche es de 3.5 litros  por vaca a nivel nacional.