Donald José Porras Cárdenas
  •  |
  •  |

* Presidente de la Confederación de Cámaras de Comercio de Nicaragua

 

1.- El caso Milton Arcia nunca jamás debe repetirse en Nicaragua y cabe la compensación como elemental acto de justicia
La compensación, dentro de un Estado de Derecho que se precie de respetar, es lo que cabe dar, en tierras y mejoras,  al empresario rivense Milton Arcia, a quien cuadrillas de la Empresa Portuaria Nacional el viernes 3 de abril le demolieron en Moyogalpa, departamento de Rivas, el 90% de un hotel en construcción.

Ha sido unánime el respaldo del empresariado nicaragüense, incluyendo la Confederación de Cámaras de Comercio de Nicaragua, sobre este caso que afecta el derecho de seguridad ciudadana de las personas, los derechos de propiedad, el ejercicio de una actividad económica constitucionalmente permitida y la integridad física de las personas.

El municipio, el Estado, las Regiones Autónomas del Caribe tienen sus facultades para normar el desarrollo de las actividades económicas, y cualquier presunta transgresión a sus normativas tiene que canalizarlas, por medio de recursos, ante el Poder Judicial, entidad dirimente bajo un Estado de Derecho.

Dentro de un régimen jurídico donde impere el Estado de Derecho, bien bajo un carácter normativo legal o a un aspecto consuetudinario como en el sistema anglosajón, la afectación de la esfera jurídica de las personas debe obedecer a determinados principios previos, llenar ciertos requisitos y en síntesis debe estar sometida y ajustada a un conjunto de modalidades jurídicas, sin cuya observancia no sería válida tal afectación desde el punto de vista del derecho.

Milton Arcia es un nicaragüense trabajador, quien  aporta a la economía nacional como pyme, y en consecuencia debe estar protegido por la legislación nacional y no abandonado por quienes están obligados a promover el desarrollo de los micro, pequeños y medianos negocios.

2.-  Magnífico trabajo ejecuta la Camarasal
Las micro y pequeñas empresas representan un 84% de la membresía de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, reporta la publicación “El Economista”, correspondiente al mes de febrero del año 2015.

Luis Cardenal, actual presidente de Camarasal, declara que apoyando a las pymes también se apoya a El Salvador, “y por eso decimos que las pymes son nuestra principal razón de ser”, agrega.

La Cámara de Comercio e Industria de El Salvador agrupa unas 2,000 empresas en la actualidad.

Cuenta con una gerencia de Integración al Socio  y tiene en marcha varios programas como el de competitividad municipal, desarrollo de proveedores y talleres de capacitación de asistencia técnica personalizada en el portafolio de las importaciones y exportaciones.

En El Salvador no existen cámaras y los gremios locales y departamentales se aglutinan por medio de filiales. No es el caso de Nicaragua, que la Ley número 849 permite la constitución de cámaras, federaciones y confederaciones gremiales empresariales, en los niveles municipal, departamental, regional y nacional.