• México |
  • |
  • |
  • AFP

Tres plantas de la estadounidense General Motors (GM) en México, entre ellas la más grande del país con cerca de 4,500 empleados, iniciaron un paro técnico en el marco de un plan de ajuste que abarca a las principales automotrices ubicadas en el país.

"Es una suspensión temporal de producción de vehículos para el mantenimiento de equipo, pero en esta ocasión se extiende algunas semanas en Ramos Arizpe por el tema de la demanda del mercado en Estados Unidos", dijo Antonio Sánchez, director de relaciones públicas de GM en México.

La planta de Ramos Arizpe, ubicada en el estado mexicano de Coahuila es la más grande y mantendrá un paro técnico desde hoy hasta el cinco de enero; pero en dos importantes líneas de producción la suspensión de labores se extenderá hasta el dos de febrero en un caso y al 17 de febrero en el otro.

General Motors, que cuenta en México con cuatro plantas en las que laboran unas 13 mil personas, iniciaró también paros técnicos en sus plantas de Silao y San Luis Potosí, mientras que la planta de Toluca seguirá laborando.

Aunque Sánchez no dio un pronóstico sobre la reducción de demanda de automóviles que se prevé en Estados Unidos para 2009, principal destino de las exportaciones desde plantas mexicanas, precisó que en los últimos cuatro meses las ventas cayeron entre 15% y 40%.

Por su parte, Chrysler anunció que realizará también paros técnicos en las cinco plantas de producción que tiene en México hasta el próximo 19 de enero, en las que laboran 5,365 personas en total.

"Este es un esfuerzo por hacer frente al peor descenso en ventas de automóviles en el país en más de dos décadas, así como la poca disponibilidad de crédito para los consumidores", explicó Chrysler en un comunicado la semana pasada.