•  |
  •  |

Álvaro Vargas, gana-dero de Comalapa, Chontales, y vicepresidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), habla de los retos de la ganadería en Nicaragua.

Una de las acciones que deben tomar los ganaderos, según Vargas, es invertir en las fincas en genética, alimentación y cosechas de agua, para producir mejores animales.

¿Cuáles son los retos de la ganadería?
La ganadería hoy día se ha vuelto el primer rubro de exportación. Al sumar todos sus subproductos (carne, leche, queso, ganado en pie, cuero, vísceras comestibles, harina de sangre y harina de hueso) el año pasado generó más de US$700 millones.

En los últimos tres o cuatro años, gracias a la competencia que se ha logrado establecer en Nicaragua, la carne ha tenido un incremento en su precio. Ahora, la leche también, ya que se acaba de establecer en Nicaragua el Grupo LALA.
Habiendo resuelto ese problema del precio de la carne que pagaba la industria al productor, gracias a que se ha incrementado la competencia, ahora se vuelve un reto del productor llenar los requerimientos mundiales de la carne, en su calidad y volumen. Por lo tanto, la meta es producir un mejor animal, de mayor peso y a menor edad.

¿Cómo se logrará esa meta?
Invirtiendo en las fincas en genética, alimentación y agua o cosecha de agua. De alguna manera, la ganadería tradicional que ha existido en Nicaragua durante siglo tenemos que tecnificarla de alguna manera para que podamos producir un mejor animal.
Supondría también que con las exigencias mundiales, nosotros tenemos que vender cortes selectos, para que además del precio que nos están pagando tengamos un precio por nuestro esfuerzo. Eso se logra tecnificando la finca.

En el caso de la leche, los productores debemos estar conscientes de que con un promedio nacional de tres litros por vaca no vamos a llegar a ninguna parte. Estamos conscientes que ahí tenemos un reto y no está pegado a la cola de un venado, como se dice.

¿Seguirá siendo este año la ganadería el sector que genere más ingresos por exportaciones?
En el peor de los escenarios este año, el sector de los ganaderos debería al menos mantenerse en los volúmenes de exportación del año pasado. Habría que ver si en precios sube un poco, pero la producción de carne se está manteniendo.

Recordemos que por la sequía del año pasado mucha gente se deshizo del hato. Entonces consideramos que el incremento de producción estará difícil, pero en el peor de los escenarios se va a mantener igual que el año pasado.

En leche, puede ser que haya un incremento en los volúmenes de exportación como del 10%.

El tema que nos ocupa esta semana es que las plantas industriales le comunicaron a las cooperativas de leche que iban a disminuir el precio. Ya estamos acostumbrados a que antes del golpe de leche, las industrias comiencen a disminuir el precio de la leche, pero lo preocupante de esto es que también dijeron que iban a tener una disminución en los volúmenes. Van a comprarles menos leche a las cooperativas. Eso crea un gran problema por los compromisos que tienen las cooperativas con los productores. Y ese excedente de leche irá al sector informal, donde la variación de precios es una locura. El precio estuvo entre C$45 y C$48 por galón, y ahorita ha bajado entre C$3 y C$4, pero el sector informal lo ha bajado hasta C$35 por galón en el cuadrilátero lechero (Nueva Guinea, El Almendro, Muelle de los Bueyes y El Coral).

Nosotros hemos hecho un sondeo y en todos lados ha bajado el precio de la leche; obviamente en la industria es menos, pero sí en el sector informal ha disminuido grandemente. Entonces, uno de los retos es la estabilidad en los precios, para que nos permitan a los productores hacer inversiones en la finca.

El otro reto es el del financiamiento. Nosotros (como sector ganadero) utilizamos de la cartera de crédito de los bancos comerciales menos del 3%.

¿Qué expectativas tienen de la transformación del Banco Produzcamos en una entidad público-privada?
Nosotros hemos sido invitados a esas reuniones y estamos exponiendo esto que te estoy comentando ahorita. Tienen que ser más flexibles los precios y más a largo plazo para poder incentivar la producción ganadera en este país...

En eso estamos ahorita. Todavía es prematuro decir qué es lo que se va a hacer (en relación con el Banco Produzcamos), pero cuando lo sepamos con gusto se los haremos saber.  Es un buen paso sí del Banco Produzcamos.

¿En relación con el cambio climático, qué tiene que hacer la ganadería?
La ganadería tiene su parte en el cambio climático. Recordemos sí que la frontera agrícola no es precisamente la ganadería la que la provoca. La provocan los campesinos, que van comiéndose los bosques para la siembra de granos básicos; luego viene el ganadero compra esa tierra y la convierte en potrero.

Yo creo que la ganadería puede poner un granito de arena, pero hay que recordar que un granito de arena no hace una playa.

En el caso de la ganadería, nosotros estamos totalmente de acuerdo en que se debería de formalizar la exigencia de tener equis cantidad de manzanas de selva en la finca; y tenemos que poner de nuestra parte en el uso del sistema silvopastoril. Hemos incentivado también que entre los árboles hay un sinnúmero de ellos que sirven de alimento del ganado, de modo que en un momento del año solo se tiene que podar y el ganado se come la hoja. El árbol vuelve a retoñar y entonces se da una simbiosis.

También incentivamos las cosechas de agua, para retener el agua en nuestras fincas.

El ganadero

Álvaro Vargas, Vicepresidente de Faganic.

Es vicepresidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), originario de Comalapa, Chontales, y procede de una familia con tradición ganadera, compuesta por Julio Vargas Robleto y Azucena Duarte.

Estudió zootecnia en la Universidad Centroamericana (UCA).

Se considera un mediano productor, dedicado a la ganadería de doble propósito (ganadería de carne y leche).