•  |
  •  |
  • END

El efecto inflacionario provocado en la economía por el choque externo generado por los altos precios internacionales del petróleo y por efecto de la destrucción de cosechas a causa del huracán Félix y de las lluvias sobre el occidente del país, será temporal e irá reduciéndose en tanto vayan entrando las distintas cosechas nacionales.

El planteamiento es realizado por el doctor en Economía Israel Benavides, quien dijo que los efectos negativos de los distintos fenómenos que golpearon a Nicaragua en los últimos meses del año, atravesaron transversalmente la economía nacional, elevando los supuestos inflacionarios de un 9.6 por ciento a un 16.5 por ciento, y reduciendo el crecimiento productivo abajo del estimado oficial del 4.7 por ciento
Para Benavides la combinación del shock externo, los precios altos de los carburantes, más los fenómenos meteorológicos, hicieron que la tasa inflacionaria se elevara rápidamente, superando la marca de un dígito, lo cual es visto como una situación peligrosa que puede llevar a un desbocamiento inflacionario.

Sin embargo, el economista, quien es master en Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Lomonosov, en Rusia, y doctor en Economía de la Universidad de Costa Rica, dijo que, sin embargo, esa situación no es producto de una mala administración de la macroeconomía.

Destacó que esa misma opinión fue formulada por funcionarios del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, recientemente, dado que consideran que el país continúa bajo los parámetros que ellos han establecido, recordando que las reservas internacionales del país están por encima de los mil 100 millones de dólares.

En ese sentido, consideró que la tendencia en 2008 es a que la inflación se reduzca y que sea un fenómeno pasajero, pese a que el petróleo se mantenga en los 90 dólares. Añadió que aún con el crudo alrededor de los 90 dólares por barril, si se garantiza el combustible para la generación eléctrica y el transporte, los altos costos serán compensados con productividad.

Benavides manifestó que si eso no se garantiza y vuelven los apagones, sería una situación muy complicada, pero agregó que por la cantidad de críticas recibidas por el gobierno, a partir de 2008 reconsiderará algunas políticas, incentivando la reactivación de la producción, de la pequeña empresa y haciendo que el banco de fomento sea orientado a segmentos que eleven la producción, la productividad y creen valor agregado.

Por otra parte, aseguró que se debe incentivar más la inversión extranjera, dado que el país no cuenta con capacidad de generar el ahorro necesario para hacer fuertes inversiones, por lo tanto, es necesario crear un clima más atractivo, apoyando a la vez a ProNicaragua.

El doctor en Economía señala que dado que el país tiene déficit de ahorro, no hay posibilidad de generar un proceso de acumulación local, por lo tanto, se requiere de la inversión extranjera directa para que la economía del país pueda crecer, lo que ha ocurrido en naciones que han estimulado ese proceso.

La inversión extranjera directa facilitará un proceso de instalación de fábricas que transfieran tecnologías nuevas, que vuelquen conocimiento al país, pero eso sólo se puede lograr con parámetros jurídicos bien establecidos, así como con algunos incentivos, al tiempo que se generaría empleos necesarios.

Por otra parte, manifestó que también es necesario estimular la inversión local privada, pero también la estatal, para mejorar la infraestructura nacional, fundamentalmente vial, así como en instalaciones portuarias, aeropuertos, ferrocarriles, electrificación y generación eléctrica, entre otros.