•  |
  •  |

La vez más reciente que representantes de la mexicana Lala se reunieron con productores nicaragüenses de leche les manifestaron que esa empresa irá incrementando el acopio de leche para sus productos en la medida que vayan incrementando sus mercados, según Salvador Castillo, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).

Lo anterior llena de optimismo a los productores del país, según Castillo, al pensar que una vez que la empresa mexicana incremente los volúmenes de venta de sus productos y necesite más materia prima, se verá obligada a acopiar mayor cantidad de leche, incluso en aquellos lugares donde las industrias lácteas aún no llegan y prevalece la informalidad.

Esta tarde, Lala inaugurará su planta de procesamiento de leche, ubicada en Tipitapa, con una inversión que se estima en aproximadamente US$50 millones. La planta tendrá capacidad para procesar alrededor de 200,000 litros de leche diariamente, aunque no empezará a trabajar con esa cantidad al inicio, dijo hace unos meses Miguel Schumann, director de Lala para Centroamérica.

“La mayor expectativa (sobre Lala) está en que esta empresa venga a incrementar el acopio de leche, sobre todo en aquellos lugares donde actualmente no se está acopiando. En Nicaragua solamente el 35% de la leche que se produce es acopiada por la industria y el resto se procesa artesanalmente”, afirmó Castillo.

Ver infografía

La misma opinión tiene René Blandón, presidente de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), que aseguró que siempre se espera que inversiones como la de Lala vengan a contribuir con el desarrollo productivo del país.

En ese sentido, indicó que los productores tienen la “expectativa de que Lala contribuya a reducir ese 65% de leche que está en el sector informal”.

Para el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, con la llegada de Lala se abre un desafío muy grande para el país: la formalización del sector lácteo.

“Nosotros lo que hemos querido desde el sector privado es que el abastecimiento (de leche) no sea solo de los mismos que hasta hoy han estado en el mercado como abastecedores de las empresas (plantas) que ya estaban en el mercado, sino que se busque cómo ayudar a formalizar este sector que todavía está en la informalidad, y que esto permita ir agregando a nuevos actores al sistema y que todas las empresas compartan el mercado”, enfatizó Aguerri.

Lala, que ya en diciembre de 2014 adquirió la empresa de origen nicaragüense Eskimo, se sumará en Nicaragua a las empresas lácteas La Perfecta, Centrolac y Nilac.

Mejorar productividad
“Para nosotros, nuestra cadena de valor es muy importante y tenemos una buena relación con los productores”, respondió hace unos meses Miguel Schumann a El Nuevo Diario.

Manifestó que para Lala es importante impulsar la productividad y hacer que todos los eslabones de la cadena de valor crezcan con la empresa.

Salvador Castillo también comentó que los representantes de Lala les expresaron hace unos quince días que exigirán mucha calidad en la leche que acopien.

“Es importante señalar que para garantizar la calidad de los productos que ofrecemos a nuestros consumidores, la leche que recibimos se someta a un minucioso análisis de calidad. Por eso, debemos trabajar en conjunto Gobierno, productores y empresas para elevar la calidad de nuestros productos y así satisfacer al mercado que cada vez demanda mayores estándares de calidad”, aseveró Schumann vía correo electrónico a El Nuevo Diario.

Para Castillo, la calidad de la leche es un reto que deben asumir los productores y se mostró confiado en que al ver que hay mayor acopio estos buscarán cómo mejorar. Argumentó que sin el acopio de leche se ven afectados los ingresos de los productores y, por lo tanto, no hay oportunidades de mejoras.

Igualmente, Castillo advirtió que el Gobierno de Nicaragua debe contribuir con la mejora de caminos a esas zonas recónditas del país, donde las industrias de la leche no llegan. Especificó que los caminos conocidos como “ramales”, que conectan a las zonas donde hay mayor producción de leche, son los menos atendidos.