Ricardo Guerrero
  •  |
  •  |

La inflación acumulada en Nicaragua hasta el mes de abril pasado alcanzó el 1.06%, inferior a la del mismo período de 2014, cuando los precios subieron 1.83%, impulsado principalmente por el aumento de las divisiones de educación, restaurantes y hoteles, según el último informe sobre la inflación publicado por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

“Las divisiones de educación, restaurantes y hoteles; así como bienes y servicios diversos, en conjunto representaron el 76% del resultado acumulado”, detalla el informe del banco emisor.

En tanto la inflación del mes de abril (0.44%) fue determinada por el efecto combinado de una incidencia positiva de la división de alimentos y bebidas no alcohólicas, la cual fue contrarrestada por menores precios de la división de alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles, según el informe del BCN. 

La división de alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles registraron una caída de -0.280 puntos porcentuales, explicado principalmente por la reducción de precios en la tarifa de consumo de energía eléctrica y el gas butano envasado.

En abril el costo de transporte se incrementó en 0.67%, debido al aumento en los precios de la gasolina, la compra de motocicleta nueva y el servicio de taxi urbano con un aporte conjunto de 0.051 puntos porcentuales. 

Incremento de precios
En 2014, la inflación en Nicaragua alcanzó el 6.48%, mayor en 0.81 puntos porcentuales que en 2013, cuando cerró en 5.67%, según cifras oficiales.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, (Funides), señaló que una de las mayores preocupaciones de los consumidores se concentra en el nivel de precios. 

“El repunte de la inflación a partir de mayo de 2014 y que perduró la mayor parte del año ha dejado una huella en las expectativas y perspectivas de los consumidores”, destacó Chamorro durante la presentación del I Informe de Coyuntura Económica de Funides. 

La última encuesta a los consumidores, realizada por esta institución, señala que las expectativas inflacionarias son altas y el incremento de los precios es la principal preocupación de los hogares, solo superado por la falta de empleos. 

El Gobierno ha fijado la meta de inflación para este año en el rango entre 6.0 y 7.0%.