•  |
  •  |
  • END

Los precios del petróleo descendieron nuevamente este miércoles en Nueva York, por novena sesión consecutiva, acentuando sus pérdidas hacia el final una jornada acortada en vísperas de Navidad, luego del anuncio de un aumento de los stocks de gasolina y destilados en Estados Unidos.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EU) para entrega en febrero terminó en 35.35 dólares, en baja de 3.63 dólares en relación al cierre del martes.

El barril de Brent negociado en Londres descendió hasta 36.20 dólares este miércoles, su piso desde el 13 de julio de 2004, cerrando en 36.61 dólares, en baja de 3.75 dólares.

“El mercado continuará presionando los precios a la baja hasta que algo concreto lo detenga, como por ejemplo una escasez física de petróleo”, estimó Ellis Eckland, analista independiente.

Los precios del petróleo abrieron en neta baja y mantuvieron la tendencia a lo largo de toda la sesión, acentuada al final, pese a reservas semanales en Estados Unidos relativamente neutras, según Ellis Eckland.

Los stocks de gasolina subieron 3.3 millones de barriles, a 207.3 mb, superando el alza de un millón de barriles esperada. Los stocks de productos destilados (diesel y combustible para calefacción) aumentaron en 1.8 millones de barriles, alcanzando 135.3 mb, cuando los analistas preveían una estabilidad.

Por el contrario, las reservas de crudo bajaron 3.1 millones de barriles, a 318.2 mb, en la semana finalizada el 19 de diciembre, una sorpresa, cuando los analistas interrogados por la agencia Dow Jones Newswires preveían un alza de 200,000 barriles.

Pero las cifras de consumo registradas en las últimas cuatro semanas muestran un descenso de 4.2% en relación al mismo período del año pasado, confirmando a los inversores que la demanda de petróleo está en caída libre.

El consumo de gasolina, principalmente, bajó 2.7%, y el de productos destilados descendió 5.1%.