•  |
  •  |

El primer trimestre de exportaciones (enero enero-marzo 2015) llegó a US$697.2 millones, significando solamente US$6.07 millones por encima del desempeño en el mismo período del 2014. Ese ligero crecimiento menor al 1% fue influenciado por el aumento de 9.6% en los precios promedio, mientras que por su parte  el volumen transado decreció 8% de acuerdo con las cifras publicadas por Cetrex.
Ese comportamiento nos preocupa en APEN, ya que  de seguir esa tendencia en el segundo trimestre (abril-junio) será difícil retomar el  ritmo exportador del período.

Al analizar los 100 productos más significativos en  nuestras exportaciones, nos  encontramos que  43  lograron crecimientos en volumen, valor y precio, entre los cuales se destacan  principalmente los siguientes cuatro por  sus ingresos adicionales en relación con el periodo del  año anterior:  café oro ( +US$39.4 millones),  aceites y grasas (+US$12.6 millones), queso (+US$3.8 millones) tabaco en rama (+US$3.7 millones).

Mientras que los otros 47 productos de los principales 100 presentaron reducción en los valores exportados, siendo los más afectados los  siguientes tres: azúcar de caña (-US$22.5 millones).

Oro en bruto (-US$13 millones), camarón de cultivo (-US$5.4 millones).

Asimismo, entre el resto de esos 47 productos:  la miel, cuero, piña, banano, madera procesada, carne, legumbres y hortalizas, entre otros sufrieron tasas negativas.

Si bien es muy temprano para proyectar lo que ocurrirá en 2015, no deja de ser preocupante que más de la mitad de los productos reflejen reducción en los valores exportados, en relación con 2014, pues es una campanada de alerta para  que tanto  el  Gobierno como el sector privado tomen cartas en el asunto,  ya  que el país  requiere urgentemente cambiar su matriz productiva-exportadora.

Concentración
La capacidad exportadora del país no puede seguir descansando en productos básicos, ni la  responsabilidad se le puede dejar a que 50 grandes empresas se hagan cargo del 80% del valor exportado. Nicaragua concentra su capacidad exportadora en una docena de productos que gravitan al vaivén de los precios internacionales sin diferenciarse por su  calidad,  valor agregado y mucho menos por sus marcas.

Sin embargo la tendencia de consumo mundial cada vez más pone de manifiesto que países con potencial de desarrollo agroalimentario tienen ventajas en su extensión de tierras, aptas para la agricultura y en la disponibilidad de mano de obra, para  proveer productos inocuos, de calidad, u orgánicos que respondan al estilo de vida sana y segura que los consumidores demandan de proveedores responsables con el medioambiente y la responsabilidad social.   

Si bien los gobiernos han facilitado con la apertura de mercados a través de los TLC,  el  acceso a más de 1,200 millones de habitantes a  través del Cafta, ADA, México, Chile, Taiwán, C.A., R. Dominicana, y  se  está pensando seguir con Perú,  Ecuador, etc.,  todavía no se cuenta con programas orientados al fomento de la productividad, la diversificación, la innovación y el uso de la tecnología, que propicien mayores  volúmenes de producción y procesos de transformación que agreguen valor y la inversión  para producir nuevos cultivos.      

Diversificar
La agroindustria y los servicios conexos a ella  tienen oportunidad en Nicaragua, pero se requiere que las empresas grandes se diversifiquen o complementen sus cultivos.

La  agricultura protegida es un paso urgente para solucionar los desafíos del cambio climático, y al igual que se ofrecen edificios inteligentes en las zonas francas, también debe promoverse la  agricultura intensiva en “agroparques” que permitan también  a las pymes y productores  acceder a la tecnología avanzada: riego, micro-túneles, túneles, invernaderos, control de plagas, control de temperatura y humedad, logística de exportación (bandas procesadoras, empaque, etc.) son solo algunas de las muchas facilidades que todavía no  se tienen en Nicaragua.

La  capacidad y el conocimiento exportador van de la mano, no basta con producir buenos productos porque si no se sabe llegar a los mercados se puede fracasar. En  APEN  es una constante trabajar en el fortalecimiento de la competitividad de las  empresas, pero también en la internacionalización, tomando en cuenta cada factor crítico que enfrentan, ya sea en la gestión empresarial como en el proceso productivo- exportador para llegar al mercado cumpliendo con las exigencias sanitarias y los requisitos técnicos de calidad de acuerdo con los estándares de la OMC y más allá cuando los mercados lo exigen, además de contar con herramientas de promoción e instrumentos de marketing como es la investigación de mercados, la inteligencia comercial, las ferias, desarrollo de marcas, la adaptación y la presentación del producto, y el posicionamiento de la marca para diferenciarse… entre otras.

De  no  cambiar la  cultura productiva  de los sectores  y no  desarrollarse  el  espíritu de la innovación,  las exportaciones nicaragüenses podrían seguir gravitando alrededor de los precios internacionales y a la suerte de un buen o mal invierno.

En este primer trimestre, de los  20  principales productos  exportados,  el  grupo  de cinco conformado por: café oro, carne de bovino, oro en bruto, productos lácteos y azúcar de caña  en sì  representaron  el 61.5% del monto total de las ventas al exterior, donde  el  café oro y carne de bovino participaron con el  18.9% y 17.4%, respectivamente.