Manuel Bejarano
  •   Sébaco, Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cecoopsemein es una central de cooperativas de productores ubicada en Sébaco que quiere expandir sus exportaciones de frijoles a otros mercados del mundo más exigentes.

Sin embargo, Rosa Argentina Benavidez, su representante, afirma que hoy día la pregunta que todo el mundo hace cuando alguien desea exportar es: ¿qué certificación tienen? y cada día la gente paga más por obtener productos certificados.

Cecoopsemein es una de las cooperativas que está optando a certificarse con la norma internacional Global GAP, la cual ya fue adaptada y aprobada en Nicaragua, según la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

“No teníamos un aval que nos dijera estos productores están haciendo las cosas como se debe y esta norma nos viene a dar la certificación para acceder a otros mercados más exigentes”, refirió Benavidez.

Otra empresa que espera certificarse con la norma Global GAP es Transimport, la cual se dedica a exportar  pitahaya.

“Nosotros ahorita estamos exportando a los Estados Unidos y ahora con Global GAP esperamos entrar a Europa fácilmente, porque el mercado europeo sí exige la norma”, comentó María Marta Barrios, representante de Transimport.

Aprobada

La norma Global GAP, en lo que respecta a frutas y vegetales, fue aprobada el pasado 7 de mayo para Nicaragua, siendo el tercer país de Centroamérica que puede certificar a los productores con esa norma, reconocida en 120 países del mundo.

Azucena Castillo, gerente general de APEN, explicó que la norma Global GAP es una norma privada y voluntaria, que tuvo que ser adaptada a Nicaragua.