•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La industria de la carne de Nicaragua y los productores de ganado dieron la bienvenida a la competencia que supone la nueva planta de procesamiento de la mexicana SuKarne, pero con opiniones encontradas sobre el futuro de la ganadería en el país.

Onel Pérez, director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), recomendó a las autoridades nicaragüenses buscar una solución a los problemas que señaló de anormales, que atraviesa actualmente la industria. Pérez dijo que hoy día están saliendo del país, “de forma ilegal”, unas 300,000 reses al año y está provocando que las plantas bajen su capacidad hasta un 48%.

Entre tanto, los ganaderos del país esperan que con la competencia que traerá SuKarne a los demás mataderos mejoren los precios del ganado. Asimismo, celebraron que la empresa mexicana les compre el ganado sin intermediarios, porque eso les dará mayores beneficios.

“Considero que a partir de este momento habrá una mejor distribución del pastel del ganado que se reparten las industrias de la carne, con una ventaja para el productor que va a sentir que la competencia mejora los precios”, expresó Salvador Castillo, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic). Los ganaderos tienen que reinvertir sus ganancias en su ganadería, opinó Castillo.

SuKarne inauguró la noche del pasado miércoles su Planta de Ganadería Integral, ubicada en Villa El Carmen, donde hasta la fecha está procesando entre 180 y 200 cabezas de ganado diariamente. La meta para el final de este año es procesar unas 400 reses al día. Además, esa empresa cuenta con corrales que pueden albergar 50,000 reses de forma permanente.

MENOS EMPLEOS 

Onel Pérez, sin embargo, vaticina una situación complicada para la industria.

“Mientras no se solucione el problema de la salida ilegal del ganado, vamos a tener situaciones muy complicadas en la industria”, declaró Pérez durante la inauguración de la planta SuKarne.

Uno de los efectos podría ser la reducción de empleos en los mataderos, por la disminución en el procesamiento de carne, según el director ejecutivo de Canicarne. Por otra parte,indicó que los mataderos deben buscar eficiencia en sus procesos y que aquellos que no trabajen con eficiencia probablemente cerrarán sus operaciones.

“La solución es que se pare la salida ilegal de ganado en el país. Eso depende de que haya más control de las autoridades del país, que haya una visión integral de nuestras autoridades para que no se dé eso (salida ilegal de ganado) en nuestro país”, recomendó Pérez.

Asimismo, aseguró que el hato ganadero de Nicaragua está en riesgo porque además de novillos para la matanza están saliendo del país terneros y vaquillas, es decir, el futuro de la ganadería nacional.

PRECIOS DISTORCIONADOS

Onel Pérez, en representación de la industria, lamentó la percepción de que la industria del país esté pagando precios inferiores que en otros países exportadores de carne. El industrial comentó que los mataderos están comprando a mejores precios que en otros países productores de carne como Paraguay, Brasil y Argentina.

“En este momento el precio en Nicaragua para el ganado está alrededor de US$4.12 a US$4.18 por kilo en canal caliente. El precio está distorsionado por efecto del contrabando del ganado”, insistió el director ejecutivo de Canicarne.

A causa de esos problemas, las plantas de la carne nicaragüense también están perdiendo competitividad.

“El precio de novillo por kilo en canal caliente en Paraguay es de US$2.85. Eso comparado con lo que paga Nicaragua, por ejemplo US$4.18, da US$1.33 de diferencia por kilo. De modo que si tenemos un novillo de 220 kilos en pie, da US$292.6 de diferencia (respecto a Paraguay). Eso les da una enorme ventaja competitiva para exportar carne a Chile”, refirió Pérez.

En Brasil el precio de carne es de US$3.14 por kilo en canal caliente y en Argentina, que produce para la Unión Europea, es de US$3.47 por kilo en canal caliente, según el representante de Canicarne.

Venden ganado subvaluado

En este año han salido alrededor de 8,000 reses subvaluadas, afirmó Pérez. 

Igualmente, aseguró que esas exportaciones de “ganado subvaluado” están registradas en el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex) con un precio promedio de US$200, aunque una resolución de la Dirección General de Ingresos (DGI) establece que el ganado en pie debe ser declarado con una base de US$750.

Al no pagar impuestos, argumentó Pérez, los mataderos que compran ese ganado tienen una ventaja competitiva respecto a las industrias nicaragüenses.