•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Acostumbrados a que el precio de la leche baje algunas semanas después de que arranca el invierno, cuando se da el famoso “golpe de leche”, los productores no entienden por qué ahora ha bajado tanto el precio de su producto.

Los productores aseguraron que en estos días, cuando el invierno aún no ha entrado, están recibiendo entre C$28 y C$30 por galón de leche de parte de los “manteros”, personas que se dedican a la compra del producto para convertirlo en queso y exportarlo a El Salvador, y de parte también de algunos intermediarios que abastecen a las plantas lácteas del país.

Representantes de los productores del norte, centro y sur del país viajaron esta semana a Managua, para denunciar en la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua, Faganic, que “la reducción de la leche es demasiado drástica” y se preguntan qué pasará cuando comience a llover y se dé el golpe de leche.

El precio de la leche habría caído alrededor de 37.5%, ya que según los ganaderos hace unos meses les pagaban entre C$48 y C$50 por el galón y ahora entre C$28 y C$30.

En el sector ganadero se conoce como “golpe de leche”, al aumento de la producción como resultado de la entrada del invierno.

PROBLEMA SERIO

El vicepresidente de Faganic, Álvaro Vargas, dijo que el principal problema se está generando en el sector informal, “donde los manteros han venido bajando el acopio y precio de la leche”.

La situación de los productores de leche del país se complica porque no tienen otras opciones para vender su producto. Y en algunos lugares, como en El Almendro (Río San Juan), las plantas lácteas además usan intermediarios para acopiar leche.

Según Vargas, a la problemática de los bajos precios de la leche se suma que el país ha incrementado en los últimos años las importaciones de leche en polvo.

Sebastiana González, del municipio de San Pedro del Norte (Matagalpa) señaló que los productores de ese lugar “están decepcionados porque no tienen ningún apoyo para resolver la situación del precio de la leche”. “El problema de la leche es serio”, advirtió Normal Fajardo, presidente de la Asociación de Ganaderos de Matagalpa. Los queseros han bajado el precio de la leche sin motivos, porque realmente no ha habido “golpe de leche”, denunció el productor.

Fajardo agregó que si bien las plantas industriales no han bajado el precio, han puesto un límite de acopio, de modo que la leche que les sobra la tienen que vender  a los “manteros”.

Santos Barrios, presidente de la Cámara de Ganaderos del Municipio de El Almendro, dijo que en su zona hay tres manteros. "Ellos se reúnen y se ponen de acuerdo, pagan el mismo precio y no tenemos más opciones. Por otro lado, los centros de acopio de las empresas lácteas están en manos de intermediarios, de modo que también nos vemos afectados”, comentó Barrios.