•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un incremento del 47.6% en la producción lechera son parte de los beneficios que el ganadero Norman Robleto Abad experimentó en su finca El Silencio, ubicada en la comunidad San Buenaventura, en el departamento de Boaco.

Robleto pasó de producir 42 litros a 62 litros por día utilizando saccharina fresca en la alimentación de 250 reses. 

“Estamos dándole proteína, energía y minerales al ganado (…) Es algo que ya está probado, yo soy un productor pequeño y veo que me está dando resultados, veo las condiciones corporales del ganado y los veo superiores”, dijo Robleto Abad.

La saccharina es un producto de buena calidad, nutritiva y relativamente a bajo costo ideal para la alimentación de ganado bovino que se obtiene a base de caña de azúcar molida y fermentada, más urea y sulfato de amonio, explicó Tito Fariñas, quien con sus conocimientos en sistemas de producción colabora en el programa Trazar-Nic, de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN).

Los ganaderos vinculados a Trazar-Nic están elaborando bloques de melaza, que combinan con otras materias primas que son fuentes de energía, como nitrógeno no proteico, proteína, fibras  y sales minerales.

“Es una buena alternativa para los efectos del cambio climático, la tecnología funciona y él ha observado que los animales comienzan a entrar en celo con más frecuencia, y en ganadería no es tanto lo que se produce en leche, sino la reproducción”, indicó Fariñas, tras insistir que el productor debe destinar un área en su finca para la siembra de caña de azúcar.

En La Florida, una finca ubicada a pocos kilómetros de distancia en esta misma comunidad, en menos tiempo el productor Ronaldo Oporta también percibió la ventaja de utilizar este complemento en la alimentación de sus 400 reses, alcanzando en un periodo de un mes una ganancia de diez litros por día.

Ver infografía

En esta finca, según Oporta, la producción de leche, que era de 40 litros diarios, aumentó a 50 litros poniendo en práctica los conocimientos que adquirió en las capacitaciones que brindan los técnicos del proyecto Trazar-Nic.

“Hay mayor productividad y mejores beneficios, y estoy inseminando también porque las vacas presentan una mayor masa muscular de todas las condiciones físicas de ellas y ese es otro beneficio agregado”, explicó Oporta, tras participar en un día de campo con productores del departamento de Boaco para evaluar los logros del proyecto.

Asistencia técnica
APEN a través del programa Trazar-Nic está prestando un servicio de asistencia técnica a un total de 37 productores en Boaco, Chontales, Matagalpa, la Región Autónoma del Caribe Sur y Río San Juan.

Leonardo García, coordinador técnico del programa de licenciamiento del software de trazabilidad, Trazar-Nic, explicó que la asistencia a los productores está dirigida a incentivar las buenas prácticas pecuarias para tener un mejor desempeño en las fincas de los productores que participan en Trazar-Nic.

“Como la nutrición es fundamental para el ganado, entonces, en ese componente de asistencia técnica está la asesoría para buscar alternativa de alimentación al ganado en la época seca, que es donde hay mayor deficiencia de alimento para los animales”, precisó García.

También García comentó a los productores, que asistieron  a un día de campo, la necesidad de entender que la asistencia técnica consiste precisamente en  “asesorar” al ganadero cuáles son las mejores prácticas que tienen que realizarse para mejorar su producción y productividad, “la responsabilidad es 100% del ganadero, quien debe de implementar las recomendaciones técnicas que se le orientan”.

En las 37 fincas del proyecto existen 3,183 vacas de ordeño que producen unos 10,716 litros por día, es decir 3.37 litros en promedio, según datos proporcionados por García a los productores.

Reducen costos
Implementando esta técnica ambos productores lograron reducir los costos de inversión en la alimentación del ganado.

En El Silencio los costos disminuyeron en C$4,500 de la inversión total para alimentación, es decir C$18 por cada animal, dijo Robleto Abad.

“Eso es por lo que estamos trabajando todos, por ganancia, porque es una actividad que tiene que generar ganancias para el bienestar de la familia, los trabajadores y el mismo país”, señaló Robleto Abad.

Para mantener altos niveles de producción también es necesario que los productores adopten las alternativas tecnológicas que Trazar-Nic pone a su disposición con el uso de un software que permite dar seguimiento a cada uno de los eventos en el proceso de producción de las fincas.

“La trazabilidad no es solamente identificar las fincas y trazar el ganado, sino llevar los registros de todos los movimientos, los nacimientos, las ventas, compras, salidas, pero es allí donde el productor se ha estancado, y eso nos crea un problema”, manifestó Leonardo García.

El proyecto que comenzó en 2012 culminará a mediados de este año, pero quedará una unidad de servicio propia de APEN dando seguimiento a los productores.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus