•  |
  •  |

ESPECIALISTA EN SOLUCIONES PBS

Los bajos costos de la tecnología han originado una tendencia a cambiar de manera acelerada los productos electrónicos, sobre todo computadoras y teléfonos móviles. Esta proliferación está originando deterioros a nuestro medioambiente. En respuesta a ello, se han iniciado movimientos como Green IT, que pretende redirigir este mercado a una conciencia más amigable y respetuosa con el medioambiente.

Como derivación de este movimiento, se desarrolla en el año 1992 el programa Energy Star para promover y reconocer la eficiencia energética de diversas tecnologías.

Las empresas tecnológicas iniciaron inmediatamente a adoptar acciones urgentes para paliar el daño medioambiental, tales como el reciclado de materiales, ahorro de energía y la virtualización, es decir, convertir un servidor físico en uno virtual para poder agrupar muchos servidores virtuales en uno físico, reduciendo con ello la huella de carbono.

No en vano la contaminación atmosférica, el cambio climático y el agujero en la capa de ozono son hoy problemas realmente serios, en los que la industria tecnológica tiene mucho que decir.

Pero no hablamos que el avance tecnológico sea malo, pues las tecnologías de la información conllevan a una importante reducción en el consumo papel con el manejo del archivo digital y la disminución de los desplazamientos de las personas y mercancías (colaboración).

El abanico de posibilidades técnicas es enorme para las empresas preocupadas en sus presupuestos y en su imagen eco responsable, ya que también pueden optar por la mejora de las salas de servidores ya instalados, la construcción de nuevos centros de datos con mayor rendimiento, el control del consumo de electricidad, la centralización de los sistemas de impresión, el reciclaje del equipo IT o la desmaterialización de documentos, como un archivo digital.

Otra de las cuestiones a considerar es la reducción del hardware, algo tan fácil como realizar un estudio del porcentaje que realmente se utiliza de cada equipo, con el que la empresa puede agrupar aquellos que tengan poco uso.

En realidad, se trata de optimización de los recursos energéticos y de la reducción de gastos de las compañías. El ahorro energético da un respiro al planeta, pero, sobre todo, produce menos gastos y aumenta los beneficios de las empresas.

Como consecuencia de todo ello, las empresas están empezando a reservar parte de su presupuesto a las tecnologías verdes, porque registran mejores resultados financieros que las que no se han interesado aún por la oferta Green IT.

Así lo demuestra una encuesta realizada por Info-Tech Research Group a medianas empresas de 12 países, en la que el 80% de las empresas ya han lanzado obras Green IT.

A pesar de que el impulso de las tecnologías Green IT es sostenido, aún queda un largo camino hasta conseguir que las empresas abandonen sus temores respecto a las tecnologías Green IT, tal y como demuestra un estudio realizado por Deloitte que señala que las compañías recelan sobre la seguridad y la confidencialidad de los datos confiados a un hosting de servicios.

No cabe duda que la eco-tecnología es el paso más lógico hacia un futuro sostenible y comprometido con el medioambiente.

Las marcas representadas por PBS Nicaragua se han unido a este esfuerzo desde sus inicios (Xerox, Dell, TrippLite, Oracle, Cisco, entre otras).