•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El futuro de Volvo pasa por el éxito de la nueva generación del todocamino XC90, un SUV de siete plazas que incluye una versión híbrida enchufable, y que supone el relanzamiento mundial de la histórica marca sueca.

Volvo ha presentado en Estados Unidos la segunda generación del XC90, incluido el híbrido enchufable, denominado T8 Twin Engine, y ha reconocido que el vehículo, que será vendido en todo el mundo, está diseñado para atraer a los consumidores estadounidenses.

Según reconoció Lars Lagstrom, gerente de producto de Volvo y considerado el “padre” del XC90, en Santa Mónica (EE.UU.), donde la marca sueca está presentando el todocamino a los medios de comunicación, los ingenieros suecos han prestado especial atención al mercado estadounidense durante el desarrollo del modelo.

“Hemos estado trabajando durante los últimos cinco años con el grupo de referencia aquí en Los Ángeles para asegurarnos de que es un todocamino que realmente es para el mercado estadounidense así como para el resto del mundo”, dijo Lagström.

Muestra de ese interés por satisfacer la demanda del mercado estadounidense es que la diseñadora jefe de interiores de Volvo, y responsable de la imagen interna del XC90, es la estadounidense Tisha Johnson.

Legado sueco
Eso no significa que el XC90 haya abandonado su legado sueco. Por el contrario, Volvo, que de 2000 a 2010 perteneció al Grupo Ford, que lo vendió ese año al grupo chino Geely, ha reforzado el carácter escandinavo de su diseño, con detalles como una palanca de cambio de marchas realizado con cristal de la firma sueca Orrefors o el diseño con el “martillo de Thor” de sus faros delanteros.

Lo que Volvo también ha reforzado con la segunda generación del XC90 es el legado en liderazgo de seguridad del fabricante sueco.

“El objetivo de este vehículo es ser el líder en seguridad (el legado que tenemos desde el principio), diseño e interacción humana”, explicó Lagström.

Pero, como reconoció uno de los directivos de Volvo a Efe, el modelo XC90 supone no solo la base mecánica y de diseño sobre la que la marca se va a edificar en los próximos años, sino también “una apuesta en la que nos lo jugamos todo”.

Hemos estado trabajando durante los últimos cinco años con el grupo de referencia aquí en Los Ángeles para asegurarnos de que es un todocamino que realmente es para el mercado estadounidense así como para el resto del mundo”. Lars Lagstrom, gerente de producto de Volvo .

Porque el XC90 no es solo el “inicio del relanzamiento de Volvo”, sino también el punto de partida de una nueva filosofía de diseño y motorizaciones de la marca.

Como explicó Michael Fleiss, vicepresidente de Ingeniería de Sistemas de Propulsión de Volvo, a partir de ahora todos los modelos de la marca utilizarán el sistema de propulsión Drive-E que se basan en un motor de cuatro cilindros y 2 litros de desplazamiento tanto
en gasolina como diesel.

Ahorrativos
Fleiss indicó que esta estrategia de motores permitirá a Volvo grandes ahorros en diseño y producción.

Por ejemplo, el 50% de los componentes son idénticos entre los motores de gasolina y diesel.

En el caso del XC90, la versión T6 cuenta con un motor de gasolina de 2 litros y cuatro cilindros, sobrealimentado y turbo que desarrolla 316 caballos de potencia, acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades y tracción a las cuatro ruedas.

El XC90 T8 Twin Engine combina ese motor con un motor eléctrico en el eje trasero, lo que eleva la potencia a 400 caballos.

Híbrido enchufable
Fleiss señaló que el XC90 T8, el primer híbrido enchufable con capacidad para siete pasajeros del mundo, tiene un alcance de 17 millas (27 kilómetros) utilizando exclusivamente la carga de las baterías, que está colocada en el centro del automóvil.

Volvo indicó que el consumo del XC90 T6 es de 20 millas por galón (MPG) en ciudad (11.7 litros por cada 100 kilómetros), 25 MPG en carretera (9.4 litros por cada 100 kilómetros) y 22 MPG combinado (10.6 litros por cada 100 kilómetros).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus