•   Nueva Guinea, RACS  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Don Evelio Matamoros, ingeniero en zootecnia y productor de Nueva Guinea, manifestó que durante sus estudios universitarios le impartieron conocimiento sobre apicultura, hoy esa experiencia adquirida durante sus estudios la está poniendo en práctica y de esta forma le saca el jugo al cultivo del café y a la producción de miel.

Matamoros dijo que las abejas africanizadas e italianas las trajo del Pacífico y que al inicio muchos de estos insectos murieron, y las que quedaron las ubicó en 60 cubículos, que le producen al año unos cinco barriles de miel. Dos de estos barriles los vende en la zona  y el resto lo vende a una empresa radicada en Managua, que paga C$700 por galón de miel y C$200 el litro. 

Según Matamoros, la apicultura tiene la ventaja que no le quita mucho tiempo, “20 o 30 colmenas se revisan en la noche, lo que se puede hacer después de otras actividades. Si trabaja en la agricultura o en otras cosas, la revisión puede hacerse cada 10 días”, explicó.

Beneficio

Afirma que recibe llamados de otros lugareños que le piden que lleguen a retirar algún panal de abejas que de repente aparecen. “Yo voy y las traslado a mi propiedad y luego obtengo el beneficio de la miel”, afirma.

Según el presidente de la cooperativa de Fenacop en Nueva Guinea, Álvaro Ruiz, dijo que el clima húmedo de Nueva Guinea no es el mejor para la actividad apícola.