•   Santigo de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Mientras América Latina registró una baja del 16% en los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) en 2014, en Nicaragua se incrementó en un 3% al pasar de US$816 millones a US$840 millones. 

Esta caída en América Latina se debe --según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, (Cepal)-- a la desaceleración económica y a la caída en los precios de las materias primas.

La región centroamericana, según la Cepal, recibió un 2% menos en IED, al pasar de US$10,680 a US$10,480 millones entre 2013 y 2014. El país con la mayor contracción fue Costa Rica donde la IED cayó 21% y el que más creció fue El Salvador con el 53% al pasar de US$179 a US$275 millones. 

Recordemos que ProNicaragua esperaba alcanzar los US$1,500 millones en IED el año pasado. La diferencia entre las cifras de la Cepal y ProNicaragua, es que la primera excluye el financiamiento de fuentes no relacionadas, tales como organismos multilaterales, bilaterales y bancos comerciales. 

El monto total que ingresó como IED en todos los países de Latinoamérica se situó en US$158,803 millones, precisó el organismo internacional con sede en Santiago en su informe sobre la inversión extranjera correspondiente a 2015.

“Latinoamérica es la región en desarrollo que más cayó en términos de inversión extranjera directa”, indicó al presentar el informe Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal.

“Esto se debe a la desaceleración de la economía y a que la mayor parte de los nuevos proyectos se concentran en áreas de materias primas como la minería”, agregó.

Este resultado revierte la tendencia de crecimiento observada en la última década, con caídas solo en 2006 y 2009.

Para 2015 se proyecta una nueva baja o mantenimiento de las cifras en la región, considerando que persiste el panorama de una débil expansión de la economía.

A nivel mundial, la IED cayó un 7% en 2014 respecto del año anterior, aunque las entradas a los países en desarrollo aumentaron un 5%, principalmente gracias al desempeño de Asia. La participación de América Latina y el Caribe en estos flujos mundiales alcanzó un 13%.

Principales captadores

De acuerdo con el informe de la Cepal entre los años 2003 y 2013 la IED aumentó en la región desde US$46,937 millones a un récord de US$189,951 millones en términos nominales.

A nivel de países, Brasil continúa como el mayor receptor de IED en la región. La Cepal consigna dos cifras para Brasil en 2014, debido a la actualización de la metodología en el país. Según la antigua, la inversión fue de US$62,495 millones, lo que da el total regional de US$158,803 millones.

Con la nueva medición, la cifra de Brasil aumenta a US$96,851 millones, lo que elevaría el monto regional a US$192,933 millones.

En segundo lugar se situó México, con US$22,795 millones en 2014, un 49% menos que en 2013, mientras el tercer lugar correspondió a Chile, con US$22,002 millones, seguido de Colombia, con US$16,054 millones, y de Perú, que alcanzó a US$7,607 millones.

En el caso de Chile, es uno de los pocos países que registró un alza en su IED, de un 14%.

Los sectores

Por sectores de destino de la inversión, el informe muestra una caída importante de los recursos naturales, desde un 23% entre 2009 y 2013 a un 17% en 2014. El sector de manufacturas se mantuvo estable en un 36% del total, mientras que el de servicios saltó al 47%.

Según Alicia Bárcena, los países de la región no deberían orientarse a recuperar los montos de IED alcanzados en la última década, sino a atraer “flujos de inversión de calidad que se asocien con las empresas de la región y que contribuyan a la diversificación productiva”.

“Esto significa articular la IED con políticas industriales y estrategias nacionales de desarrollo basadas en la igualdad y la sostenibilidad ambiental”, subrayó.

Inversores

Los principales inversores en América Latina continuaron siendo Europa y Estados Unidos. La inversión directa proveniente de Asia pasó de un 5% a un 6% en 2014.