elnuevodiario.com.ni
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Costa Rica advertirá a la empresa noruega Statoil, que recibió de Nicaragua una concesión para explorar hidrocarburos en el Pacífico, la existencia de un litigio de límites marítimos entre ambos países centroamericanos, que eventualmente podría afectar sus actividades, informó este lunes una fuente oficial.

"Estamos preparando una nota para la empresa informándole que (...) algunos bloques que Nicaragua ha promovido para ser concesionados podrían estar en territorio costarricense", informó el canciller Manuel González.

"No hemos constatado (que los bloques concedidos estén en territorio en litigio) pero en caso de duda es mejor no quedarse quieto", declaró el canciller costarricense a corresponsales extranjeros al término de una conferencia de prensa.

Proyecto

El gobierno de Nicaragua informó el pasado viernes que ha concesionado a Statoil cuatro bloques en el Pacífico que abarcan una superficie de 15.995 km2, para realizar exploraciones de gas y petróleo.

Según los informes oficiales de Managua, la compañía noruega se ha comprometido a una inversión inicial de 20 millones de dólares, para un proyecto que desarrollará en asocio con la estatal Empresa Nicaragüense del Petróleo (Petronic).

Litigio

Costa Rica tiene planteados dos litigios contra Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), uno de ellos relativo a la delimitación de las fronteras marítimas tanto en el Caribe como en el Pacífico, las cuales no ha sido posible establecer por medio de la concertación bilateral.

La CIJ también conoce un reclamo de Costa Rica por la supuesta invasión de una pequeño humedal limítrofe en la costa del Caribe, llamado por San José como isla Portillos y en Managua como Harbour Head, que a pesar de su nombre es territorio continental.

  • Nicaragua, por su parte, demandó a Costa Rica por la alegada contaminación del río San Juan, durante el proceso de construcción de una carretera paralela a ese río, que es de soberanía nicaragüense.

La Corte con sede en La Haya podría estar dictando sentencia al menos sobre estos dos últimos asuntos entre finales de 2015 e inicios de 2016, según informes oficiales.