•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras en el campo se produce más leche de la que demanda la industria láctea establecida en Nicaragua y se pagan bajos precios a los productores, sigue sin echarse a andar el programa del Vaso de Leche Escolar, que pretende la nutrición de niñas y niños en edad preescolar y educación primaria de las escuelas públicas o subvencionadas, criticó ayer el sector ganadero y cooperativas del sector lácteo del país.

Precisamente al celebrarse ayer el Día Internacional del Niño y la Niña y el Día Mundial de la Leche, la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) pidió al Gobierno que se agilice ese programa, que además de estimular el consumo de leche en la niñez, ayudaría a mejorar la situación de los productores del país.

Salvador Castillo, presidente de Faganic, dijo que es contradictorio que mientras el país está produciendo más leche, los niños no la están consumiendo. “Es un problema que tenemos que abordarlo todos los que estamos en la cadena de valor (de la leche), nosotros los productores, la industria de la leche y el mismo país (Gobierno)”, declaró Castillo.

Los ganaderos lamentan que el programa del Vaso de Leche Escolar no se esté llevando a cabo hasta la fecha y el consumo de leche per cápita del país sea uno de los más bajos de la región centroamericana, pese a que ese programa quedó normado en la Ley 688 (Ley de Fomento al Sector Lácteo y del Vaso de Leche Escolar), en 2009.

Ver infografía

En relación con el consumo, se estima que Nicaragua consume apenas 81 litros de leche per cápita al año, mientras que Honduras consume 180 litros y Costa Rica 210 litros. Además, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), toda persona debería tomar 150 litros de leche anuales, por lo que el consumo de leche per cápita de Nicaragua tiene un déficit de 69 litros.

Marcos Rodríguez, presidente de la cooperativa láctea Nicacentro, afirmó que actualmente hay una mayor oferta de leche de la que la industria requiere.

Según Rodríguez, en una consulta que hicieron con 30 cooperativas del sector lácteo, hace alrededor de un mes, sobraban 80,000 litros de leche diarios, que no está acopiando la industria. Aseguró que esa leche la tienen que vender al mercado informal y dejó entrever que hay otras cooperativas que no fueron consultadas.

“Precisamente en este momento que tenemos una mayor oferta de leche de la que la industria tiene capacidad de acopiar, hay que abrir esos mercados (Vaso de Leche Escolar) para que los productores garanticen la comercialización de su producto (leche)”, enfatizó.

El Vaso de Leche Escolar se puso en práctica entre 2002 y 2008, gracias a un acuerdo entre los gobiernos de Nicaragua y Japón. Este último brindó un financiamiento de C$30 millones para ese proyecto y se beneficiaron 200,000 niñas y niños de entre 6 y 12 años.

Con ese proyecto, según el Gobierno de ese entonces, se beneficiarían 8,000 productores de Matagalpa, Chontales, Boaco, Nueva Guinea, Managua, León, Masaya, Granada y Rivas.

Publicidad engañosa
El cooperativista subrayó que otras bebidas menos nutricionales son más promovidas que la leche.

Según Rodríguez, los productores de leche se están viendo seriamente afectados por la importación de leche en polvo y las mezclas lácteas, que no son realmente leche entera de vaca.

“La mezcla láctea es un producto que no contiene todas las proteínas que contiene la leche entera de vaca, sin embargo, usan publicidad engañosa para confundir a los consumidores”, denunció el presidente de Nicacentro.

Bajos precios
Hace unas semanas, productores de leche de varias zonas del país también denunciaron que a pesar de que no ha entrado el invierno y no se ha dado el llamado “golpe de leche”, los compradores, conocidos como “manteros”, le han bajado el precio al producto. Según los demandantes, están recibiendo entre C$28 y C$30 por galón de leche.

“El ingreso que nosotros estamos recibiendo por la leche como productores es bien bajo en comparación con el mantenimiento que le damos a nuestras propiedades”, concluyó Salvador Castillo.