•  |
  •  |

La perspectiva para las 11 mujeres que integran la cooperativa Lucrecia Lindo, de Puerto Morazán, ha cambiado sustancialmente porque han pasado de producir 400 libras a 2,500 libras de camarón por hectárea, producto de la capacitación y el apoyo financiero de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua APEN y Usaid.

Las pequeñas productoras de camarón fueron beneficiadas con el denominado proyecto “Ancla”, a través de la empresa exportadora Serviconsa, que les compra la producción y facilita un laboratorio que analiza la calidad del marisco.

Gloria Marina Varela, presidenta de la cooperativa Lucrecia Lindo, dijo que el proyecto ha sido exitoso porque se han consolidado como organización a través de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores de Camarón (Apemac), que aglutina a otras cinco cooperativas.

“APEN y la Usaid nos entregaron financiamiento, un vehículo, un equipo de laboratorio, instrumentos de comunicación, rótulos, paneles y computadoras. Actualmente tenemos dos meses de siembra y esperamos cosechar camarón en julio”, expresó.  

Comercialización directa
Juana Videa manifestó que Serviconsa les compra la producción de las dos cosechas anuales de camarón, “el propósito de la cooperativa es que no haya intermediario y que el 1.5 dólar por libra nos quede a nosotros para financiar futuros proyectos”.

Manifestó que anualmente cosechan 8 mil kilos en 126  hectáreas, y todo el camarón Serviconsa lo exporta a Estados Unidos y España. Actualmente hay 9 cooperativas pertenecientes a Apemac y otras solicitan su integración.

Victoria Vidaurre, miembro de la junta directiva de la cooperativa Lucrecia Lindo, dijo que con el cultivo del camarón han salido adelante y se han capacitado en el exterior y en la granja con apoyo de un biólogo de Serviconsa y de Apemac.

“Nuestra producción es de 1,100 kilos por hectárea, nuestro anhelo es exportar de manera directa con valor agregado, queremos tener la capacidad para lograr ese propósito”, dijo.

El apoyo de APEN
APEN apoyó el crecimiento organizativo y administrativo de las cooperativas de Apemac suplidoras de Serviconsa, la cual sirvió como modelo de empresa ancla como un objetivo de la AID.

Juan Manuel Sánchez, director de operaciones de APEN, manifestó que el modelo ancla fue financiado por la AID con una inversión de US$500 mil  a través de las alianzas con Agroexport en el caso de las rosquillas de Somoto; Eskimo con lácteos, Tropicana con la chía y Serviconsa con el camarón.

“Atendimos a más de 434 pequeños y medianos productores en cada uno de esos rubros, con asistencia técnica, capacitación y equipamiento. Estos modelos de alianza permitieron a estos productores acceder a 1.12 millones de dólares de financiamiento para inversiones que hicieron las empresas ancla”, dijo el funcionario.

En el caso de las camaroneras incrementaron un volumen de 135,365 libras, las que a un precio neto de 2.2 dólar por libra se traducen en un incremento de US$297,803.

Rosa Mayorga, presidenta de Apemac, aseguró que la ejecución del proyecto ancla ha sido sustancial debido a la capacitación, apoyo tecnológico y organización.

Dijo que cuando trabajaban de manera artesanal y con pocos recursos producían 400 libras por hectárea, ahora han aumentado a 2,500 libras, y esperan que ese volumen suba cada año. Ahora tienen muros hechos con máquinas, trabajan con larva de laboratorio, y en Puerto Morazán existen 120 cooperativas camaroneras.