Melvin Escobar
  •  |
  •  |

En muchas ocasiones se habla de intereses colectivos y difusos como si se trataran de la misma figura. Si bien es cierto en ambos casos se persigue la protección de un grupo de consumidores y no de un individuo, existen diferencias importantes.

Según la Ley 842

Según la Ley 842, el interés difuso es aquel común a un grupo indeterminado de personas. La diferencia fundamental entre la definición de interés difuso e interés colectivo es precisamente que en el primer caso se refiere a un grupo indeterminable de personas, en el segundo caso se habla de un grupo determinable.

Ejemplo: Contaminación
En caso que el agua de un río fuere  contaminada por una planta industrial o por cualquier actividad de un empresario, y causare que las personas no pudiesen darle ningún tipo de uso a ese río por existir un inminente riesgo de contraer enfermedades, una sola persona puede activar el mecanismo relacionado con la protección del interés difuso. Con una denuncia ante  la autoridad competente, esta tendría que iniciar un proceso de investigación en aras de procurar la salud de todos aquellos que usen esa agua y los que potencialmente puedan hacerlo,  se trata de un grupo indeterminable de ciudadanos.

Para definir quiénes son sujetos de protección de una acción colectiva, estos deben tener una relación contractual con el proveedor. En sentido contrario, en la defensa de los intereses difusos las personas no necesitan tener una relación contractual con el que causa el daño, simplemente se trata de personas que potencialmente podrían ser afectadas en razón de la conducta de ese empresario.

La Ley 842 clasifica como una infracción muy grave la afectación de intereses colectivos o difusos. De la misma manera, dispone que es una infracción muy grave el incumplimiento de la obligación de información sobre los productos potencialmente peligrosos o riesgosos para la salud, integridad física de las personas consumidoras y lesivas para el medioambiente.   

Efectos del proceso
En caso de que la autoridad competente determinara que efectivamente el actuar de la empresa en su proceso productivo ha contaminado el río y en consecuencia pone en riesgo la salud de todas las personas que pudieren llegar a usar esa agua, la resolución podría determinar lo siguiente: a) prohibición de continuar con el acto contaminante; 2) mandato de limpieza del agua del río; 3) resarcimiento de daños y perjuicios a las personas o familias que resultaron afectadas.

Por otra parte, según la Ley 842, la autoridad competente podría imponer una multa que oscilaría entre doscientos cincuenta y un unidades de medida hasta quinientos cincuenta (la unidad de medida es el salario mínimo promedio); no obstante, en el caso específico de afectación de intereses difusos, se pueden imponer multas de hasta mil unidades de medida e incluso el cierre temporal o definitivo de la empresa.

Existen varios ejemplos de conductas que podrían activar el mecanismo de protección de los intereses difusos, por ejemplo: 1) la comercialización de productos vencidos; 2) la oferta al  público de bienes que pongan en riesgo la seguridad y salud; 3) la publicidad engañosa.

Mjec100@hotmail.com