•   Managua  |
  •  |
  •  |

La Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), líderes de la Central Sandinista de los Trabajadores (CST) y sindicatos de distintos mataderos del país se reunieron  este martes, con el propósito de continuar buscando una pronta solución al problema de escasez de ganado que está afectando a la industria de la carne.

Raúl Barrios, presidente de Canicarne, dijo a los medios de comunicación que trataron de unificar criterios con los representantes de los trabajadores sobre la problemática de la industria ganadera del país.

Canicarne sostiene que hay un déficit de ganado que está afectando la productividad de los mataderos industriales del país.

Los mataderos industriales están trabajando con menos del 50% de su capacidad instalada debido a esa escasez de ganado, que se presume es provocada por el “contrabando” de reses, por las fronteras norte y sur del país. Se estima que desaparecen cerca de 300,000 reses anuales.

El problema

Según Barrios, el problema repercute en el encarecimiento de la carne en Nicaragua, en una disminución de los volúmenes de exportación de carne y la dificultad que se está presentando en la industria para captar ganado.

“El diálogo está abierto entre la industria de la carne y la Central Sandinista de los Trabajadores, para juntar esfuerzos y tratar que este problema se detenga”, expresó el presidente de Canicarne.

Por su parte, los líderes sindicales temen que haya despidos en los mataderos industriales, donde se estima que hay unas 3,500 plazas laborales fijas.

“Por muy difícil que se ve la situación, lo importante es que haya la voluntad de sentarnos todas las partes: productores ganaderos, plantas industriales, acompañados con el gobierno y el sector privado (Cosep). A nosotros obviamente nos preocupa la estabilidad laboral”, propuso Roberto González, secretario general de la CST.