•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La escasez de ganado que han reportado los mataderos industriales de Nicaragua también está provocando una disminución en las exportaciones de carne.

Según estadísticas del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), las plantas exportadoras de carne bovina habían vendido 37.3 millones de kilogramos de carne al exterior, hasta el pasado 1 de junio, es decir 8.3% menos en comparación con igual fecha del 2014, cuando los volúmenes vendidos ascendieron a 40.79 millones de kilogramos.

Y es que según la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), los mataderos industriales del país están trabajando con menos del 50% de su capacidad instalada por la escasez de ganado, o sea su materia prima.

Ver infografía

Raúl Barrios, presidente de Canicarne, dijo que la dificultad que se está presentando en la industria para captar ganado está repercutiendo en el encarecimiento de la carne para los nicaragüenses, en una disminución de los volúmenes de exportación y en la productividad de las plantas procesadoras.

Según Canicarne, las plantas de carne están trabajando con menos del 50% de su capacidad instalada en el país debido a esa escasez de ganado. Esa problemática también tiene preocupados a los trabajadores de los mataderos, porque temen que se tengan que llevar a cabo cierres de mieles de contratos de trabajo.

UNEN ESFUERZOS
Canicarne, la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), líderes de la Central Sandinista de los Trabajadores (CST) y sindicatos de distintos mataderos del país se reunieron ayer para continuar buscando una pronta solución a ese problema de escasez de reses para la matanza, que se presume es provocada por el “contrabando” de ganado, a través de las fronteras norte y sur del país.

“El diálogo está abierto entre la industria de la carne y la Central Sandinista de los Trabajadores, para juntar esfuerzos y tratar que este problema se detenga”, expresó el presidente de Canicarne, Raúl Barrios.

“Por muy difícil que se ve la situación, lo importante es que haya la voluntad de sentarnos todas las partes: productores ganaderos, plantas industriales, acompañados con el Gobierno y el sector privado (Cosep). A nosotros obviamente nos preocupa la estabilidad laboral”, propuso por su parte Roberto González, secretario general de la CST.

Se estima que los mataderos industriales generan unas 3,500 plazas laborales fijas y alrededor de 2,000 temporales.

Raúl Barrios recordó que la actividad del contrabando de ganado es “ilícita” y por lo tanto “probablemente estén pagando mejor precio” por las reses a los ganaderos.

DIFÍCIL COMPETIR
“Nosotros hemos tratado de competir, pero hay un momento en que es difícil competir contra actividades ilícitas, que no tienen costos (de procesamiento) ni declaran impuestos. Tienen una ventaja mayor que nosotros”, sostuvo Barrios.

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, admitió ayer que esa institución ha dado algunos golpes al contrabando de ganado en el país.

“Y precisamente estábamos actualizando el protocolo de trabajo o el convenio de cooperación, aquí en nuestro país, con el general de división Díaz Zelaya (de Honduras), y evaluando los resultados de este plan (patrullaje e intercambio de información) cuando nosotros en la zona fronteriza en el departamento de Chinandega estábamos capturando unos 100 animales que pretendían salir de manera ilegal hacia Honduras”, afirmó Avilés durante una reunión con el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Por su parte René Blandón, presidente de Conagan, se mostró de acuerdo en que la industria no puede pagar más del precio que está asumiendo actualmente por la carne a los ganaderos.

Pese a que algunos sectores de los productores aseguran que los mataderos industriales les pagan bajos precios por su ganado, Canicarne sostiene que en Nicaragua se paga US$4.18 por kilo de carne en canal caliente, por encima del precio promedio de los países del Mercosur, donde el precio apenas asciende a US$3.17 por kilo en canal caliente.

Blandón destacó que hay que reconocer que las plantas industriales de la carne tienen inversiones millonarias en el país y los ganaderos no se pueden poner en la posición de “que quiebre la industria”.

“Yo sé de las inversiones que han hecho los mataderos. Son millones de dólares que han invertido. Han venido transformando sus plantas para ser más competitivos y es algo a favor de nuestra ganadería”, sostuvo Blandón.