•  |
  •  |
  • END

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aumentó en un 25 por ciento su financiamiento para América Latina en 2008, hasta la cifra récord de 12,200 millones de dólares, y prevé tiempos difíciles para la región en 2009, informó ayer la institución en un comunicado.

“Durante el año transcurrido (2008), el Banco aprobó 11 mil 500 millones de dólares en préstamos y garantías con recursos provenientes de su capital ordinario de 2008”, explicó el texto. Otras dos líneas de crédito para la pequeña y mediana empresa fueron aprobadas por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) y la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), por valor de 166 millones y 553 millones de dólares, respectivamente.

“Las aprobaciones totales incluyen también 900 millones provenientes de su nuevo fondo de liquidez de emergencia, de desembolso rápido”, creado en octubre pasado para suministrar fondos a los países con dificultades transitorias para acceder al crédito internacional, señaló la entidad. El BID desembolsó en 2007 9,600 millones de dólares.

Más de la mitad de las operaciones aprobadas en 2008 fueron a parar a proyectos en sectores tales como energía, transporte, mercados de capital y tecnologías de la información.

Otro tercio del total financió proyectos en los sectores sociales, incluyendo proyectos de agua y saneamiento y prevención de desastres naturales. El resto se destinó a proyectos de modernización del sector público.

Clima externo adverso
“Los países de América Latina y el Caribe continuarán enfrentando el próximo año un clima externo adverso, que reducirá los flujos de inversión externa y la demanda de materias primas”, explicó el presidente del BID, Luis Antonio Moreno, citado por el texto.

Dijo además, que el crecimiento de la región se reducirá el próximo año a entre dos y 2.5 por ciento, frente al 4.5 por ciento en 2008.

“En el corto plazo, el BID se enfocará en apoyar aquellos programas gubernamentales que protejan a los pobres del impacto de la desaceleración”, dijo Moreno.

Asimismo, indicó que el banco también continuará invirtiendo en programas de más largo plazo que promuevan el crecimiento sostenible, reduzcan la inequidad social y fortalezcan las instituciones públicas.

“La región debe resistir la tentación de apoyarse excesivamente en los éxitos del pasado y debe estar dispuesta a trabajar para alcanzar los objetivos fundamentales de promoción del desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza”, añadió.

Indicó que el BID se está esforzando para asistir a la región en estos tiempos difíciles. “Estamos trabajando conjuntamente con nuestros países miembros para defender el progreso alcanzado en los últimos años en la lucha contra la pobreza”.

Como hechos positivos durante el año que se cierra, el banco recordó el anuncio de China de que iba a ingresar como miembro donante y el del Banco de España sobre la creación de un importante fondo de donaciones conjunto con el BID para mejorar los servicios de agua y saneamiento en toda América Latina.