•  |
  •  |
  • END

El pago de 5.9 millones de dólares que el Banco Central de Nicaragua, BCN hiciera a dos bancos locales por la deuda de los bonos que respaldaron las quiebras bancarias, fue considerado como “inapropiado” por el economista Néstor Avendaño, al considerar que no se cuenta con la aprobación del Consejo Directivo de la entidad monetaria.

“De acuerdo con mis conocimientos, cualquier reestructuración de cualquier pasivo del banco tiene que ser aprobado por la junta directiva del Banco Central, que no existe, por lo tanto, considero inapropiado pagar al margen de la ley del Banco Central y el de su reglamento y al margen o sobre la junta directiva de dicha institución”, expresó el economista.

El BCN cumplió el lunes con la cancelación del primer pago de 5.9 millones de dólares al Banco de la Producción, Banpro y Banco de Crédito Centroamericano, Bancentro, según la reestructuración de dicha deuda que la entidad monetaria completó en junio con ambas instituciones financieras, por los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, que las dos recibieron como respaldo de los activos y pasivos que adquirieron al asumir instituciones bancarias quebradas en los años 2000 y 2001.

Pero Avendaño pone en duda la legalidad del pago al considerar que dicha reestructuración no ha sido aprobada por la junta directiva del BCN, ya que la misma está incompleta.

El BCN quedó sin Consejo Directivo desde el primer semestre del año, luego de la renuncia de tres de sus miembros, quienes decidieron dejar sus cargos por temor a ser acusados en el futuro por alguna decisión de política monetaria que aprobaran.

El presidente del BCN, Antenor Rosales, consideró que no existe impedimento legal para pagar los Cenis.

Avendaño dijo que tal decisión le recuerda lo expresado recientemente por el gobierno a la delegación del Fondo Monetario Internacional, FMI, que al no poder cumplir con los compromisos, le pidió que regresen hasta que el conflicto entre la Asamblea Nacional y el Poder Ejecutivo se normalice.

“Considero esta actuación del Banco Central como inapropiada y de forma autoritaria”, subrayó.

Renegociación soberana
El economista reconoció que la reestructuración hecha por el presidente del BCN, Antenor Rosales, es soberana, de una calidad superior a la comercial que se llevó a cabo durante el gobierno de Enrique Bolaños.

“Sin embargo, el hecho de que se reestructuró la deuda de forma soberana no hace soberano al presidente honrarla de forma unilateral, sino que tiene que cumplir con la Ley del Banco Central y yo diría que no lo hizo en esa forma y considero que ha pagado de forma inapropiada”, apuntó.

Dijo que la decisión de pagar los Cenis sin la aprobación del Consejo Directivo del BCN, es un reflejo de la falta de institucionalidad derivada del conflicto político suscitado en el país al final de las elecciones municipales.