•  |
  •  |
  • END

Las diferentes cámaras del sector empresarial y una parte de los sindicatos tienen prácticamente consensuada la propuesta de reforma a la Ley del Salario Mínimo, que pretende eliminar discrecionalidades a la hora de tomar las decisiones de incrementos salariales, que según los empresarios, más bien están provocando desempleo.

José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, informó que la propuesta será presentada a la Asamblea Nacional y al gobierno en la tercera semana de enero, y estará incluida en un documento con los planteamientos de cada uno de los sectores productivos, para poder enfrentar el impacto de la crisis económica mundial. El presidente del Cosep aseguró que la reforma a la Ley del Salario Mínimo pretende que la mesa de negociación se reúna una vez en el año, en vez de dos, como lo señala la legislación actual.

También quieren que a la hora que se apruebe un incremento salarial, cualquier decisión del Poder Ejecutivo esté relacionada con los indicadores económicos de productividad y no simplemente por “decisiones populistas”.

El Cosep se ha quejado porque en los últimos años los incrementos salariales no han tomado en cuenta la situación económica de los diferentes sectores de la economía nacional, muchos de los cuales han tenido que enfrentar el aumento de los costos de operación por los aumentos de sueldo, a pesar de estar registrando caídas en las actividades que desarrollan. En 2008 el Ministerio del Trabajo aprobó dos incrementos al salario mínimo: el primero del 15 por ciento y el segundo del 18 por ciento, lo que fue considerado excesivo por el sector empresarial, que adujo que no se ajustaba a la realidad económica del país.

El Cosep enfatizó en su momento que la Ley del Salario Mínimo señala que tales incrementos deben ajustarse al crecimiento que esté experimentando cada sector.

Dijo que no es posible que el Presidente de la Republica decida en un papel aprobar un determinado porcentaje de incremento al salario mínimo y que posteriormente las empresas quiebren y se pierda el empleo.

Aguerri dijo que han sostenido reuniones con representantes del Consejo Permanente de Trabajadores, CPT, y que junto con las cámaras empresariales tienen prácticamente consensuada la propuesta.

Equiparar número de organizaciones
En la propuesta de reforma también se incluye que en la mesa de negociación del salario mínimo haya una representación de empresarios y sindicatos más equitativa, ya que actualmente existe una mayor cantidad de organizaciones sindicales pro gobierno y poca representación empresarial.

Aguerri señaló que esta propuesta la harán de cara a enfrentar de la manera más acertada posible los efectos de la crisis “que ya nos empezó a golpear”.

La propuesta de reforma al salario mínimo será incluida en el planteamiento que el Cosep presentará a la Asamblea Nacional y al gobierno con las demandas de los diferentes sectores empresariales.

“Para nosotros es importante que los diferentes poderes del Estado entiendan que esta crisis amerita darle respuesta a estos planteamientos, pero que no sean unilaterales”, apuntó.

El documento, que será presentado como una especie de plan de nación, reflejará las necesidades de los diferentes sectores de la economía del país en materia fiscal, incentivos, seguridad jurídica, legislación, entre otros.